El empresario y dueño de los Tiburones Rojos, Fidel Kuri Grajales, afirmó este lunes que en Veracruz se vivió una elección de estado en la cual no se vio favorecido en sus aspiraciones a la alcaldía del municipio de Veracruz, además de afirmar que el equipo continuará en el puerto jarocho a pesar de su enemistad con Miguel Ángel Yunes.

En entrevista para Radio Fórmula, comentó sobre el resultado electoral que “es lo que ya se veía venir yo lo estuve comentando, que iba a ser una elección de Estado y así fue, una elección de Estado; se han estado contando boletas, llegaron muchas urnas sin los documentos oficiales, se encontraron muchas anomalías. Fue un desastre Veracruz”.

Sin embargo, dijo que aguantaría el resultado “así son las cosas y un buen gavilán no chilla, hay que aguantarla”, dijo.

Mientras tanto, sobre la situación del equipo, afirmó que continuará trabajando para lograr mejores resultados y evitar nuevamente el descenso, del cual se salvaron por un solo punto en el torneo pasado.

También afirmó que continuarán jugando en el puerto de Veracruz y que no se moverán simplemente porque al gobernador no le guste el futbol. “Un año más ahí sufriendo pero ahí vamos a estar, dando la cara como siempre”.

“Ahí está el equipo, viendo que continúe ahorita en Veracruz, vamos a salir adelante, estuvimos a punto del descenso. A seguir saliendo adelante, por un gobernador no me voy a llevar al equipo, una persona que no quiere el futbol, ahora se friega”, concluyó.

 

Publicidad