Después de que se diera a conocer que el pasado 5 de octubre, al finalizar el partido amistoso de Tigres femenil contra el Houston Dash, un aficionado tocara el seno de la jugadora Sofía Huerta cuando se tomaba una fotografía, el club regiomontano anunció que éste aficionado será vetado de por vida.

En un comunicado compartido a través de redes sociales, Tigres aseguró estar comprometido para erradicar de su estadio y comunidad cualquier forma de acoso o situación que atente contra la dignidad o que degrade u ofenda a las mujeres.

El club informó que interpuso una demanda contra quien resulte responsable por lo ocurrido, por lo que pidió a la afición colaborar para identificar al supuesto agresor mismo al que se puede denunciar a través de WhatsApp.

Indicó que una vez que sea identificado el aficionado, será vetado de por vida para ingresar a cualquier instalación del club así como a partidos femeniles o varoniles.

En el mensaje, el equipo ofreció una disculpa pública a la jugadora afectada así como a su familia por la lamentable experiencia.

“Porque en Tigres, ante todo, siempre será más importante cuidar y defender la dignidad de las personas”, puntualizó.

Publicidad