Un tribunal madrileño adoptó este martes medidas cautelares por las que prohíbe a la FIFA y la UEFA adoptar “cualquier medida o acción” contra la preparación de la Superliga de futbol, según el auto judicial al que tuvo acceso Afp.

La medida cautelar del Juzgado de lo Mercantil nº 17 de Madrid obliga también a las ligas nacionales y las federaciones, y prohíbe toda iniciativa encaminada a excluir de otros campeonatos a los clubes y jugadores que participen en los preparativos de la Superliga europea de futbol.

Momentos antes, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, respaldó a la UEFA en su oposición a la Superliga europea fundada por 12 grandes clubes disidentes, que según el dirigente de la Federación Internacional de Futbol “deberán afrontar las consecuencias” si persisten en su proyecto.

La intervención de Infantino este martes en la apertura del Congreso de la UEFA en Montreux (Suiza), donde se reúnen representantes de 55 federaciones nacionales, era especialmente esperada, pese a que en el pasado el italosuizo y el presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin, han tenido numerosos puntos de fricción.

Infantino fue claro desde el principio al afirmar que no existe “ni la menor duda” de que la FIFA “desaprueba con firmeza” el proyecto de la Superliga europea anunciado el lunes por 12 grandes clubes.

Considera esa nueva competición “un club cerrado” y “disidente de las instituciones existentes”, algo que deberá hacer que las formaciones tengan que “afrontar las consecuencias” de su ruptura si persisten en ella.

“O estás dentro, o estás fuera. No puedes estar mitad dentro y mitad fuera”, añadió, agitando de nuevo la amenaza de la exclusión de los clubes impulsores de la Superliga europea y de sus jugadores de todas las competiciones nacionales e internacionales, sin citar sin embargo medidas concretas.

“Los ascensos y los descensos son un modelo que ha tenido éxito”, estimó el dirigente, posicionándose en contra de un sistema de liga casi cerrada en el que los clubes fundadores tengan garantizada su clasificación cada temporada, en lugar de la fórmula actual de la Liga de Campeones, en la que los equipos tienen que obtener su billete a través de sus ligas nacionales.

La UEFA necesitará a la FIFA para las eventuales represalias que contempla aplicar a los clubes secesionistas, entre ellas la posibilidad de impedir a los jugadores de esas formaciones disputar partidos con sus selecciones y verse privados de torneos como el Mundial.

Minutos antes de las palabras de Infantino, el presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, había criticado también en el Congreso de la UEFA ese proyecto de Superliga europea, creado por seis clubes ingleses (Arsenal, Chelsea, Tottenham, Liverpool, Manchester City, Manchester United), tres españoles (Real Madrid, FC Barcelona, Atlético de Madrid) y tres italianos (Juventus, AC Milan, Inter de Milán).

Puerta abierta

Aleksander Ceferin se había mostrado muy vehemente el lunes en su rechazo a la Superliga europea, considerando que estaba impulsada por algunos dirigentes que habían actuado como “serpientes” guiados “por la codicia”.

El dirigente esloveno dejó este martes una puerta entreabierta a la reconciliación al enviar un mensaje a los responsables de esos clubes en el que decía que “todavía están a tiempo de cambiar de opinión”.

Pero por ahora la situación parece en dos puntos frontalmente enfrentados y una pregunta empieza a circular de cara a las semifinales de la Liga de Campeones, previstas para la próxima semana, donde tres de los cuatro equipos, Real Madrid, Chelsea y Manchester City, forman parte del grupo de disidentes.

El único semifinalista que no forma parte del nuevo proyecto es el París Saint-Germain, cuyo presidente se alineó este martes con la UEFA y dijo que la Superliga “no resuelve los problemas del futbol”.

El danés Jesper Moller, miembro del Comité Ejecutivo de la UEFA, dijo esperar que la reunión el viernes de la UEFA sirva para tomar la decisión de excluir a los tres disidentes.

El presidente del Real Madrid y primer presidente del organismo que gestiona la Superliga europea, Florentino Pérez, no ve posible esa exclusión del equipo merengue de la actual Liga de Campeones.

“No va a pasar, es imposible”, sentenció Pérez en el programa español de televisión El Chiringuito.

La Federación Alemana de Futbol (DFB) solicitó este martes en un comunicado que los 12 clubes fundadores de la Superliga europea sean excluidos de todas las competiciones.

Como el lunes, el rechazo seguía dominando este martes.

Mientras el entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, prefería no opinar, el técnico de otro de los equipos implicados en la Superliga, Josep Guardiola (Manchester City), estimó que si los fundadores de la Superliga están siempre clasificados para ese torneo no se estaría valorando el mérito y eso, por lo tanto, “no es deporte”.

La falta de información le ha dejado a él y a otros entrenadores de los seis clubes en una situación incómoda.

Sin criticar a su propio club, Guardiola dejó claro que los equipos de futbol más grandes de Europa no deben ser protegidos de un fracaso en la cancha.

“Si me preguntan por estos equipos que han sido seleccionados, no sé por qué”, dijo el español en una rueda de prensa este martes.

“El deporte no es un deporte cuando la relación entre el esfuerzo y el éxito, el esfuerzo y la recompensa, no existe. Así que no es un deporte. No es deporte cuando el éxito ya está garantizado. No es deporte cuando no importa si pierdes”.

El presidente ejecutivo del AC Milan, Ivan Gazidis, dijo que la propuesta rupturista de una Superliga europea será buena para el club y para todo el futbol.

“Confiamos en que esta nueva competición capture la atención de miles de millones de aficionados al futbol en todo el mundo y abra un capítulo nuevo y excitante para el deporte”, escribió Gazidis en una carta a los patrocinadores y socios comerciales del club rossonero.

Tras una reunión con dirigentes del futbol inglés, el primer ministro británico, Boris Johnson, señaló que su gobierno “no descarta ninguna medida” para frenar la Superliga europea.

Apetito financiero

Los fundadores de la Superliga avisaron ya a la UEFA y la FIFA, en un correo consultado por la Afp, que habían iniciado acciones judiciales preventivas para asegurar el nacimiento de su competición.

La Comisión Europea declaró este martes no ser competente para bloquear la Superliga europea, según su vicepresidente, Margaritis Schinas.

El anuncio de la Superliga ensombreció además la aprobación el lunes por parte de la UEFA de un nuevo formato para la Liga de Campeones para la etapa que comenzará en 2024.

La Superliga prevé una temporada regular con 20 equipos, y después eliminatorias, con 15 miembros clasificados de oficio (los 12 fundadores y otros tres a determinar) y otros cinco elegidos cada curso “por su actuación la temporada anterior”.

La reforma de la Champions de la UEFA, por su parte, hace que el torneo pase a partir de 2024 de 32 a 36 participantes. La tradicional fase de grupos se sustituirá por un mini-campeonato con 10 partidos garantizados para cada equipo.

Publicidad