El base Stephen Curry encabezó esta noche la paliza que el campeón Warriors de Golden State propinó a Rockets de Houston por 126-85, para ponerse 2-1 en la final de la Conferencia Oeste, dentro de los playoffs 2018 de la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA).

Curry tuvo su primer gran partido, después de retornar a la duela, tras superar una lesión que lo tuvo alejado por más de un mes.

Esta noche logró 35 puntos, sumó seis rebotes, dio una asistencia y ofreció un espectáculo de cinco triples, en su 56.5 por ciento de efectividad en tiros de campo.

Kevin Durant contabilizó 25-6-6, Klay Thompson con 13-1-3, Quinn Cook con 11-0-0, Andre Iguodala con 10-3-3 y Draymond Green con 10-17-6. Por Houston estuvieron muy activos James Harden con 20-5-9, el suizo Clint Capela con 13-8-1 y Chris Paul con 13-10-4.

Publicidad