Terminada la Supercopa de España en Arabia Saudí, en la que no participaron ni Hazard, ni Benzema ni Bale, todos ellos lesionados, el Madrid se trajo una mala noticia pegada al trofeo. Sergio Ramos reconoció tras el partido que el tobillo derecho había terminado dañado tras el duro enfrentamiento ante el Atlético y la posterior tanda de penaltis en la que marcó el gol decisivo. Se descartó inicialmente el capitán del Real Madrid para el encuentro que este sábado disputará su equipo ante el Sevilla en el Santiago Bernabéu (16.00, Movistar LaLiga), aunque ese mal presagio inicial fue variando de signo a lo largo de la semana.

“Sabemos el carácter que tiene, siempre quiere estar, lo ha hecho todo para estar”, reconoció Zidane, que, sin embargo, no pofundizó más en este aspecto, y mucho menos para adelantar si formaría pareja con Varane, quien cumplirá ante el cuadro andaluz 300 partidos con la camiseta blanca. “Ya verás mañana si está o no. Lo que está claro es que es un ejemplo, es nuestro líder, y el jugador referencia para todos aquí. Es un ejemplo a seguir”, le alabó el técnico francés. No hubo que esperar hasta el sábado, sino hasta el momento en el que se dio a conocer la lista de convocados este viernes por la tarde para el encuentro ante el Sevilla. En ella no entró finalmente Ramos, por recomendación de los servicios médicos, ni Bale, a pesar de haberse recuperado de una infección respiratoria. Valverde, sancionado por su expulsión ante el Atlético, completa la lista de bajas junto a Hazard, al que todavía le restan varias semanas de trabajo. La buena noticia para Zidane es la vuelta de Benzema tras superar sus molestias en los isquiotibiales.

El ténico del Madrid aseguró también que la victoria en Yedda no modificaría los planes de trabajo de su equipo, así como su ánimo, e hizo hincapié en la dificultad de enfrentarse a un equipo como el Sevilla. “No debemos cambiar el chip, sino seguir con lo que estamos haciendo. No vamos a cambiar nada por ganar la Supercopa. La temporada es muy larga, sabemos de la dificultad del Sevilla, y queremos seguir con lo que estamos haciendo y seguir demostrando lo que demostramos en el campo”, amplió.

Con el Sevilla regresará al Santiago Bernabéu su entrenador, Julen Lopetegui, que dirigió al Madrid entre julio y octubre de 2018, y para el que Zidane deseó un buen recibimiento por sus servicios al club. “Espero que lo reciban bien, Lopetegui es uno de la casa. Ha jugado años aquí y la gente aquí siempre recibe a su gente de una buena manera, y espero que pase eso”, apuntó el francés, que tampoco quiso extenderse acerca del pasillo que realizarán los andaluces antes del encuentro. “Si nos hacen el pasillo lo aceptamos, nada más, pero ellos van a venir aquí mañana e independientemente del pasillo van a pensar en el partido que van a tener que hacer para sumar los tres puntos. Y es en lo que nos tenemos que concentrar, no en lo que va a pasar antes sino durante. Tenemos que estar preparados para tener un partido muy complicado”, señaló.

No fue Lopetegui el único colega al que se refirió el técnico blanco durante la mañana. La destitución de Ernesto Valverde y el nombramiento de Quique Setién como nuevo entrenador del Barcelona también fue una cuestión por la que se le pidió opinión a ZZ. “Lo siento por él, lo primero, porque no es una buena situación. Es un entrenador que es muy bueno y tengo un respeto enorme hacia él. Cada club tiene sus cosas, y los entrenadores sabemos dónde estamos”, apuntó el francés. “[Con Setién] Espero un Barcelona que va a competir como siempre, y no va a cambiar nada. Ellos van a hacer su trabajo y nosotros el nuestro, siempre va a ver esta rivalidad”, se limitó a señalar.

Publicidad