En Xalapa, concluyen obra tarde, mal y de malas

Anuncios
Anuncios

Con 60 días de retraso y sin la aplicación de ninguna multa a la empresa encargada de la obra, este viernes el ayuntamiento de Xalapa inaugurará la pavimentación de la calle Pipila.

Aunque los trabajos estaban previstos ser terminados en un plazo máximo de 4 meses, la lentitud de la empresa y la tolerancia del alcalde Américo Zúñiga Martínez hizo que el proyecto tardara dos meses.

Fue gracias a la presión de los vecinos de esa calle, así como de los comercios ahí establecidos que se aceleraron los trabajos, pues por culpa de la falta de supervisión del ayuntamiento, algunos negocios quebraron, tal como ocurrió con algunos de la calle Primo Verdad en pleno centro, donde para la reparación de una cuadra el municipio tardó casi 8 meses.

Ahora la calle Pipila finalmente será abierta a la circulación, a exigencia de los vecinos, pues de acuerdo a funcionarios del ayuntamiento se pretendía hacer hasta dentro de dos semanas, cuando también se concluyan otras dos obras en distintos puntos de la ciudad, y que el alcalde pudiera presumir como la entrega de un enorme paquete de obras.

Sin embargo el sello que ha caracterizado a la obra pública de la actual administración municipal es el alto costo, así como la enorme tardanza que ha traído afectaciones a vecinos, y particularmente a los negocios establecidos en los alrededores que han tenido que cerrar porque sus clientes no pueden llegar hasta esos lugares.

Publicidad