Son de acá Big Band, es un proyecto musical que integra a los jóvenes de Acatlán: Diana Ortega

Anuncios
Anuncios

El domingo pasado acudimos al municipio de Actopan a disfrutar una de las cada vez más frecuentes actuaciones de la orquesta infantil y juvenil Son de Acá. La presentación se realizó al mediodía en el salón social de la comunidad de Trapiche del Rosario, ante un grupo de alrededor de cien personas que, sentadas enfrente de los artistas, conformaban un pequeño auditorio que esa mañana se acercó a la música y olvidó el caluroso clima de la temporada.

Los asistentes escucharon emocionados los diferentes ritmos musicales que interpretaban jóvenes de 12 a 20 años de edad. El programa abrió con Blue bossa, luciendo la poderosa sección de metales y la armonía de la guitarra de William García, quien por cierto se encarga de pulir y transcribir a la partitura los arreglos que hacen colegiadamente los integrantes de la banda.

Después continuaron con piezas instrumentales con influencia jazzística, el danzón Almendray algunos temas famosos del pop como Just the way you are, que cantó Diana, Tiempo, a ritmo de Jazz latin.

Mientras los muchachos maravillaban a los asistentes, conversamos con Pedro Salas, el creador del concepto y quien también hace de ingeniero de sonido, y cuyos orígenes familiares están en el municipio de Acatlán. “En el año 2007 ocurrieron en el pueblo un elevado número de suicidios de niños y jóvenes, para una población total no mayor a los tres mil habitantes. Alarmados por la situación, y ante la preocupación por la alta incidencia de alcoholismo, drogas y otros vicios, nos decidimos a apoyar el rescate social de esos niños y muchachos. Así nació este proyecto social para utilizar la cultura, la música y el deporte y poder reencauzarlos a la vida normal y productiva. Se crearon una serie de talleres de cocina, deporte, danza, teatro y música. La orquesta empezó en el formato de banda de música de pueblo, para amenizar eventos en el municipio. Con el paso del tiempo y el aprendizaje musical, la idea y el grupo musical fueron mejorando, hasta que llegaron al concepto actual, que es esta Big Band compuesta por 14 integrantes. Debo decir que nació como un proyecto para fijar valores, cuidar la historia del pueblo y conservar raíces culturales. Cuando empezamos, la gente tenía aversión a lo tradicional, los chavos querían irse a Chicago; ahora la población reconoce y acepta el concepto que manejamos”.

“Todos ellos estudian y trabajan, y además enseñan música a los niños y jóvenes que se acercan a los talleres en las comunidades y colonias de Acatlán. Cabe señalar que ellos, como músicos, no cuentan con instrumentos propios, por ser de escasos recursos, pero conseguimos que los propietarios de la casa de música La estrella, en Xalapa, se los facilitaran en calidad de préstamo. Desde luego, no son instrumentos de alto valor, pero sí dan una calidad adecuada. Utilizamos la formación Big Band, con una fuerte sección de metales, compuesta por trombón, saxofones, trompetas y clarinete; otra sección de percusiones con batería, congas, bongoes, etcétera, y por último, la que está integrada por el bajo, guitarra eléctrica, tresillo y teclados”.

“Cuando los chicos entran a los cursos musicales, todos empiezan con percusión menor y después toman clases de solfeo; al final deben aprender a leer por nota. El primer maestro que llegó, fue gracias al respaldo del Instituto Superior de Música. En nuestras instalaciones, hombres y mujeres aprenden a ejecutar varios instrumentos, como lo muestran en las presentaciones. Así fue el desarrollo de Diana, la directora musical de la orquesta, quien con el tiempo logró asistir a clases en el taller de Jazz de la UV y quien es también una buena estudiante en la Licenciatura de Publicidad y Relaciones Públicas”.

Señala que en un futuro no descartan cobrar una cuota de recuperación, ya que se tienen gastos que ellos no pueden aportar. Requieren apoyo económico, porque las cañas de los instrumentos de viento, las cuerdas del bajo y guitarra, tienen un costo. El ayuntamiento de Xalapa ya los considera para sus eventos culturales, lo cual es una gran plataforma y respaldo. “Esperamos que haya invitaciones así de otros ayuntamientos. Y es cierto, en realidad se requiere de apoyo económico para moverlos, para tener instrumentos de mejor calidad. Pero lo central es que ahora, los chicos son reconocidos por su conducta, por su comportamiento, por su actitud y rendimiento en las escuelas, esa es una gran satisfacción”.

En un momento de la entrevista, Pedro nos sugirió lo siguiente: “Es mejor que ellos mismos cuenten la experiencia. Su palabra es más importante que la mía. Les pido que mejor los entrevistes a ellos, porque ellos son los artistas”.

Al conversar con Diana Magdalena Ortega Hernández, quien es la directora musical, señaló lo siguiente: “Son de Acá, es un proyecto musical que integra a los jóvenes de Acatlán. Lo conforman niños y jóvenes de apellidos Ortega, Hernández, Aguilar, principalmente. Algunos con vínculos familiares, pero ninguno con tradición musical en sus antepasados. Yo entré muy jovencita y aprendí a leer música y a ejecutar varios instrumentos, entre ellos bajo y sax, además de percusiones. Tiene cuatro años que la orquesta suena como la escuchan ahora, hemos ido perfeccionando nuestras ejecuciones. La agrupación y su entorno de compañerismo, sirven al municipio para sacar a los jóvenes del ambiente de las drogas, el alcohol, los vicios y para evitar los embarazos a corta edad. Hace años llegamos a ser 40 integrantes, pero unos fueron llegando y otros fueron saliendo a estudiar, o a otras actividades laborales. Creo que a todos les ha gustado la experiencia. A mi me toca ser la coordinadora musical y la que tiene que cuidar el producto final y la unidad del grupo, además de resolver los problemas o conflictos que pudiera haber entre los elementos. Nuestras familias están muy orgullosas del sitio adonde hemos llegado. Hemos sido invitados a eventos culturales en el Centro Nacional de las Artes en la Ciudad de México, hemos ido a Guadalajara, a Xalapa, a Veracruz, a Tlacotalpan, a Naolinco, a Actopan, y durante cuatro años consecutivos nos hemos presentado en la Cumbre Tajín en Papantla. En YouTube tenemos algunos videos que muestran nuestro avance. Les recomiendo uno que dura 50 minutos y que se denomina SON DE ACÁ Big Band infantil. Acatlán, Veracruz,que fue filmado hace un año en un parque de Acatlán. Creo que podemos llegar a lo más alto en la música, y quiero decirles que es muy agradable hacer conciertos didácticos para niños en las comunidades. Ojalá podamos conocer muchas otras partes del país”.

William García Mathey, dijo lo siguiente: “Soy de Xalapa, pero tengo amigos y  raíces en Acatlán. Estoy estudiando la licenciatura de violín en la Facultad de Música. Es bonito que los niños se distraigan de cosas malas como las adicciones. Me gusta ver que tocan cada día mejor. Y he notado que el vínculo personal apoya al desarrollo musical. Me toca escribir los arreglos que proponemos entre todos los músicos, una vez elegidas las canciones que se montarán”.

Nadia toca el saxofón alto y el tenor, así como el clarinete.  Ella nos compartió estas palabras: “Cuando conocí el proyecto había cursos de guitarra, teatro, cocina, danza y música, Con esta formación llevo seis años. Me agrada que busquemos estilos musicales no comerciales y eso hace que nuestra cultura vaya mejorando. Adonde vayamos siempre nos sentimos orgullosos del lugar de donde somos; es un honor para mí, y es que mis papas y mi familia están muy contentos porque invierto mi tiempo en algo positivo”.

Ale, la baterista, es hermana de Nadia y lleva cuatro años tocando. “La orquesta nos sirve de distracción; gastas tu energía en esto y no te vas a otras cosas como vicios y adicciones. La orquesta junta a jóvenes que van a tocar y a divertirse”.

Jordan Manuel Ortega Hernández toca la trompeta y el sax. “Empecé a asistir a los talleres como diversión, porque yo pensaba que se veía bonita la trompeta. Entré a percusiones cuando tenía nueve años y me fue gustando cada día más, pero para mí era como un tipo de juego. Creo que nos sirve para generar cultura, que la gente escuche otro tipo de música. El repertorio es de latin, bossa, un poco de jazz, y con ello considero que las personas cambian la forma de pensar. En lo personal, prefiero el jazz y la salsa”.

Rosario Salas, una entusiasta promotora cultural, fue quien invitó a la orquesta al pueblo. Hace pocos meses y gracias a sus gestiones con los responsables de Son de Acá, se presentaron en la cabecera municipal de Actopan. Ese día fue agradable observar que la gente se olvidó de las canciones tropicales que tanto gusta en los pueblos y ciudades, para aprender un poco de los ritmos musicales de las grandes bandas internacionales. Cuando ella tomó la palabra para agradecer la presentación gratuita de la orquesta, mencionó la necesidad de contar con una Casa de la Cultura en Trapiche del Rosario. Ojalá que lo consiga.

Son de acá conforman un valioso grupo de músicos jóvenes (algunos aún niños), pero que ya cuentan con muchas horas de trabajo y perfección. El domingo pasado, al momento de entrar al salón de Trapiche y oír el ensayo preliminar, nos recordó a la entrañable época de los setenta en la capital veracruzana, cuando los xalapeños escuchaban el poderoso sonido de la Orquesta de Gaby Salas o el ensamble y la actualidad musical de grupos como Los Joao, Papa’s New Band o los Soles Brass.

Palabras Claras es un medio que promueve la cultura y las artes y por ello continuará apoyando a este tipo de proyectos musicales que integren socialmente a los niños y jóvenes de Veracruz.

Publicidad