La crisis económica causada por el COVID-19 en México ha cobrado la vida al menos de 250 mil empresas y la pérdida de unos 8 empleos por minuto, situación preocupante que evidencia la urgente necesidad de una política del gobierno federal de apoyo a las micro, pequeñas y medianas empresas, coincidieron líderes empresariales.

Te puede interesar: Actividad industrial en México cae 29.7 por ciento en mayo, la mayor caída desde 1994

“Nadie podría culpar al gobierno de esta crisis, pero el que se maximicen los efectos nocivos de la misma es una responsabilidad directa de la mala conducción económica”, dijo Gustavo De Hoyos Walther, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Además, otras 500 mil unidades económicas más están en problemas de insolvencia, dijo Enoch Castellanos, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra), en un foro organizado por El Financiero sobre los retos que enfrentan los empresarios en medio de la crisis económica.

El cierre de empresas ante requerimientos de liquidez para el pago de gastos fijos y salarios y el riesgo de una mayor pérdida de empleo es latente, ya que el programa de créditos de 25 mil pesos a un millón de empresas que el gobierno anunció, no funcionó, dijeron.

“Resultó un fracaso porque se pudieron dispersar solo 190 mil créditos porque no se otorgaban a quienes hubieran hecho algún despido de trabajadores lo que hizo que muchas empresas no pudieran calificar y eran justamente las que necesitaban los créditos y quienes no habían despedido trabajadores estaban en un sector esencial”, detalló en su participación en el foro.

Con la caída del PIB estimada por la mayoría de analistas en más de 9 por ciento, tomará tres años o hasta cinco recuperar los ingresos, de acuerdo con Castellanos.

Publicidad