En medio de la intensificación de las acciones del gobierno federal para favorecer a Petróleos Mexicanos (Pemex) en el mercado de petrolíferos y a cinco años de que terminara el monopolio de la estatal en esta y otras áreas, los comercializadores privados alcanzaron un nuevo récord, al aportar una cuarta parte de la oferta de combustibles del país a través de sus importaciones directas durante el primer semestre del año.

De enero a junio la oferta neta de petrolíferos en México –gasolina, diésel, turbosina, gas LP, combustóleo, coque, etc.– fue de un millón 574,000 barriles diarios, de los cuales, 25% –equivalente a 401,000 barriles diarios– correspondieron a importaciones hechas por permisionarios privados, esto es, 2.3 puntos porcentuales más en comparación con la primera mitad del 2020.

Te puede interesar: FEMSA recibe el aval para crear un joint venture cervecero con Andina en Brasil

En el caso de los combustibles más consumidos en el país, la gasolina y el diésel, la ganancia de mercado ha sido incluso mayor, de acuerdo con cálculos a partir de datos obtenidos en el Sistema de Información Energética, de la Secretaría de Energía (Sener).

En cuanto a la gasolina, de los 705,000 barriles diarios en promedio que se ofertaron en el mercado durante los primeros seis meses del año, poco más de 160,000 provinieron de importaciones de permisionarios privados, lo que equivale a 22.8% de la oferta, esto es, casi seis puntos porcentuales más que la participación de 17% del primer semestre del 2020.

Por lo que toca al diésel, la cuota del producto importado por los particulares como proporción de la oferta nacional pasó de 27 a 32%, al contabilizar poco más de 102,000 barriles, de una oferta de 321,000 barriles diarios.

En ambos casos, los avances se dan en un contexto de mejoría en la cantidad ofertada (y demandada), producto de la reactivación de la movilidad social, en medio de la relajación de las medidas de distanciamiento para frenar el avance del Covid-19 decretadas a partir del segundo trimestre del año.

En su comparación interanual, la oferta de gasolina subió 4.3% y la de diésel, 2.7%, si bien en ambos casos la distancia respecto del récord de consumo del 2018 aún es considerable. En el primer caso, la oferta del 2021 está 10.8% por debajo y en el del diésel, es 22.3% menor.

Publicidad