En México existe la opción de jubilarse desde los 60 años, pero tiene tanto ventajas como desventajas que los pensionados por la ley de 1973 deben tener en cuenta.

La norma es simple: si una persona que está bajo el régimen del 73 decide jubilarse a los 65 años, alcanzará el 100% de su pensión, pero si decide retirarse antes, el porcentaje bajará. Esta es la tabla que lo explica:

  • Con 60 años obtendrá  75% de pensión
  • Con 61 años obtendrá  80% de pensión
  • Con 62 años obtendrá  85% de pensión
  • Con 63 años obtendrá  90% de pensión
  • Con 64 años obtendrá  95% de pensión
  • Con 65 años obtendrá  100% de pensión

Por supuesto, es mejor retirarse con la pensión completa, lo cual es ideal para cualquier persona, solo habría un dato que el jubilado debe tener en cuenta: jubilarse a los 60 años significará cobrar una pensión durante 5 años más de vida.

Te puede interesar: Ahorro voluntario en México aumenta a 105 mil 128 mdp en primer semestre del año: Consar

Y esto conviene para las personas que tienen un salario alto registrado ante el IMSS, teniendo en cuenta que el 75% será suficiente para vivir cómodamente.

También podría funcionar para las personas que por razones de salud les sea conveniente dejar el empleo lo antes posible.

Haz cuentas

Si tu pensión de 100% será de 20 mil pesos a los 65 años, una jubilación de 75% que equivale a 15 mil pesos al mes si te retiras 60 años. Pero en esos 5 años habrás dejado decobrar 300 mil pesos.

Lo cual, por supuesto, se compensará poco a poco en los años posteriores, pero habrás perdido esos años de vida para enfocarlos en otro proyecto u otro trabajo.

Es una decisión de cada jubilado y debe pensarla bien, poner en balanza la salud, economía y proyecto de vida.

Si quieres conocer más de la ley de 1973, da clic aquí en el documento oficial del IMSS.

Publicidad