Las acciones mexicanas podrían recibir un mayor impulso si el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador pierde terreno en las elecciones de medio término del domingo, según estrategas de dos de los bancos más grandes de América Latina.

Aunque el Mexbol, como se conoce al índice de referencia local, ha repuntado 15% desde principios de año en términos de moneda local, las acciones mexicanas aún cotizan con un descuento de 5% con respecto a los promedios históricos, en parte debido a preocupaciones en torno a la administración económica de López Obrador, dijo Rodolfo Ramos, estratega de Bradesco BBI en México.

Ese descuento de 5% podría convertirse en una prima de hasta 10% si el partido de López Obrador pierde apoyo en la votación, señaló Ramos, que elevó su pronóstico para el índice bursátil de referencia S&P/BMV IPC y ahora espera que avance a un máximo histórico de 55,000 para fin de año y a 60,000 en 2022.

Ramos indicó que las acciones de los sectores de finanzas y transporte podrían ser las que registren los mayores avances en los próximos meses. “Los riesgos se limitarán en términos de la agenda legislativa de México después de las elecciones de medio término”, escribió en una nota.

Te puede interesar: Empresas apostarán por esquemas de trabajo híbridos, solo el 5.7% mantendrá el home office permanente

El mercado bursátil de México recibió un impulso de su vecino durante el último año, ya que la recuperación de Estados Unidos, que fue más rápida de lo esperado, impulsó las exportaciones y las remesas. Al mismo tiempo, el austero presupuesto de López Obrador para el covid dejó las cuentas del país en mejor estado que sus pares, que están sufriendo nuevas olas de contagios mientras los casos en México disminuyen. El 31 de mayo, el Mexbol cerró en su nivel más alto desde 2018.

“La mayoría de los países están luchando para reducir el estímulo fiscal, y otros lugares están experimentando terceras y cuartas olas de contagios sin control, y en México no es así”, dijo Pablo Riveroll, administrador de fondos de Schroders Plc, en Londres.

Sin embargo, las preocupaciones sobre el historial de López Obrador de renegociar contratos para beneficiar a las empresas estatales han afectado la inversión local, y muchas de las élites y empresas del país están reduciendo el gasto en el país y enviando más fondos al exterior. La inversión extranjera directa cayó cerca de 30% en el primer trimestre en comparación con igual período del año pasado, según datos del banco central.

Si la oposición gana terreno en el Congreso y vence en las elecciones locales, el resultado se percibirá como una restauración de los controles al poder de López Obrador, dijo Gordon Lee, estratega de BTG Pactual.

“Esto podría incentivar que el marco institucional general siga planteando objeciones a la ampliación del poder presidencial si se considera inconstitucional”, escribió. “Y podría hacer que la clase empresarial se volviera a involucrar tanto en términos de políticas como –lo que quizás es más relevante– en el frente de las inversiones”.

Bradesco estima que las acciones mexicanas pertenecientes a fondos de pensiones locales podrían recuperarse de sus mínimos históricos con flujos de alrededor de US$5,000 millones en los próximos años.

Riveroll, de Schroders, dijo que una mayor fortaleza para el partido de López Obrador, Morena, en el Congreso sería una desagradable sorpresa para los mercados. Además, dijo que las medidas legislativas del partido posteriormente serán observadas con atención. La promesa de López Obrador de mantenerse alejado de temas como los impuestos durante sus primeros tres años en el cargo está por expirar, y podrían estar en discusión alzas de impuestos, sostuvo. “Todavía podrían hacer muchas cosas. ¿Cuál es la verdadera agenda? ¿Empeorará? ¿O continuarán como lo han hecho?”.

Publicidad