La emergencia sanitaria provocada por el Covid-19 continúa ejerciendo presión sobre la economía nacional. Durante mayo del 2020 el nivel de actividad económica registró una fuerte contracción de 25.1% en comparación anual.

Este desplome de la actividad económica se alinea con un nuevo nivel mínimo del Indicador Global de Actividad Económica (IGAE), de acuerdo con las cifras del Inegi, el indicador se ubicó en un nivel de 88.4 puntos; significativamente por debajo del umbral de 100 puntos y muy alejado de los niveles registrados previo a la pandemia.

Estos resultados reflejan que el impacto de la emergencia continúa agudizándose; sólo el mes previo, abril, este indicador se encontraba en un umbral de 90.8 puntos, y en marzo se ubicaba en 109.7 puntos. 

Sólo en un par de meses, con el inicio del confinamiento y la aplicación de restricciones sociales y económicas, el indicador de la tendencia economía de México, se redujo en 21.3 puntos. 

En el análisis proporcional, la caída inmediata de la economía nacional fue de 2.6%, según el reporte del Inegi, el sector más afectado fue el de las actividades terciarias. 

Te puede interesar: Inflación en primera quincena de junio se ubica en 3.17%, su mayor nivel desde marzo

Comercio y servicios, lo más afectado

El impacto de la crisis por Covid-19 ha sido más intenso en comparación con otras economías de la región, y se espera que al finalizar el 2020, sea uno de los países con el desplome económico más fuerte y con efectos importantes en la desigualdad, pobreza y deterioro del mercado laboral. 

En México las actividades terciarias, el comercio y servicios, aportan cerca del 65% del PIB y emplean a poco más de la mitad de los trabajadores. Estos sectores en conjunto, son los más golpeados; en mayo la contracción económica en este rubro fue de 3.2% sólo en un mes. 

Por su parte, las actividades secundarias que incluyen a la industria manufacturera, minera, constructora o energética, registraron una caída mensual de la actividad económica de 1.8 por ciento. 

El único que rubro que mostró una ligera recuperación fue el de las actividades primarias; que no han parado en ninguna etapa de la pandemia. La agricultura, ganadería, caza, pesca y el aprovechamiento forestal registraron un crecimiento de 1.6% sólo e abril a mayo. 

Los especialistas y las instituciones de orden nacional e internacional proyectan caídas importantes para el PIB de México durante el 2020; se espera que durante este lapso trimestral que engloba los meses abril-junio se presenten los efectos más pronunciados de la pandemia y, que para la segunda mitad del año, se observen modestas recuperaciones en línea con el desconfinamiento gradual.

Publicidad