Activistas, sindicatos y expertos expresan su rechazo a la aprobación del TPP

Anuncios
Anuncios

Ante la declaración del pasado 9 de octubre, el Secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, afirmó que México debería votar el Tratado de Asociación Transpacífico (TPP, por sus siglas en inglés) antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos el 8 de noviembre. La intención, declaró Guajardo, es que “independientemente de lo que pase en Washington, mandar un mensaje claro de que esta negociación está cerrada”.

Activistas, sindicatos y expertos expresaron su rechazo “tajante” a que México vote el TPP antes de las elecciones presidenciales de Estados Unidos el 8 de noviembre, por las “implicaciones” que tendría en la vida en nuestros territorios y pueblos, y entre todas las personas que habitan y transitan en México.

El TPP, “negociado durante cinco años en secreto a espaldas de la sociedad, no puede ser modificado por México y representa un grave peligro para los derechos laborales, el acceso a la salud, la libertad de expresión en Internet, el medio ambiente, la seguridad y soberanía alimentaria, entre otros temas cruciales para los derechos humanos y la vida de las personas”, señalan.

Además, el Tratado,  de ser aprobado, “vulneraría gravemente la democracia al limitar las capacidades de los poderes Legislativo, que no puede modificar o aprobar leyes si afectan derechos de las transnacionales pactados en los tratados”, enfatizan Miguel Concha Malo, Alianza Mexicana contra el Fracking, la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo A.C. (ANEC), Centro de Derechos Humanos “Fray Francisco de Vitoria OP”, A.C., DECA Equipo Pueblo, A.C., Greenpeace México, A. C., y Servicios y Asesoría para la Paz A.C. (Serapaz), entre otros.

También habría un impacto a nivel Judicial, ya que “cede jurisdicción a tribunales privados internacionales, y Ejecutivo, ya que le impide regular la economía, si ello tiene como resultado disminuir las ganancias ‘esperadas’ por las transnacionales, así como de la sociedad civil, al permitir que las grandes empresas puedan demandar al Estado mexicano por emitir leyes que protegen a las personas y afectan de algún modo sus intereses”.

El gobierno federal pretende aprobar el TPP sin discusión pública aún cuando en el mundo se multiplican las voces que llaman a detenerlo. Debido a sus efectos nocivos, Relatores y Expertos Independientes de la Organización de las Naciones Unidas han solicitado a los 12 Estados firmantes que no aprueben este Tratado.

Incluso los dos candidatos a la Presidencia de Estados Unidos, Hillary Clinton y Donald Trump, así como numerosos miembros de ambos partidos, han mostrado su rechazo al TPP debido a las implicaciones sobre sus propios ciudadanos, finalizan.

Fuente MVS

Publicidad