En febrero pasado, el saldo en el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) se ubicó en tres billones 192 mil 741 millones de pesos, lo que implicó una reducción de 23 mil 653 millones respecto al mes previo, luego de 14 meses consecutivos de aumentos.

De acuerdo con las cifras actualizadas de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), publicadas este martes, dicho comportamiento representó una baja de 0.74 por ciento en comparación con enero cuando tocó la cifra récord de tres billones 216 mil 394 millones de pesos, debido a la volatilidad que enfrentaron los mercados financieros.

Sin embargo, en su comparación anual, el ahorro para el retiro de los trabajadores mexicanos mostró un incremento de 13.34 por ciento, equivalente a 375 mil 788 millones de pesos más en relación con lo reportado en febrero de 2017.

Anuncios

El saldo a febrero ya descuenta los flujos de retiros correspondientes al mismo mes que ascendieron a seis mil 298 millones de pesos, precisó el órgano regulador.

Al cierre de febrero, en el SAR se registraron 60 millones de cuentas individuales en las 11 Administradoras de Fondos para el Retiro (Afore) que hay en el mercado, y el rendimiento del sistema durante el periodo 1997-2018 fue de 11.38 por ciento nominal anual promedio y 5.40 por ciento real anual promedio.

De acuerdo con el Indicador de Rendimiento Neto (IRN), la Sociedad de Inversión Especializada en Fondos para el Retiro (Siefore) Básica Cuatro, que tiene los recursos de los trabajadores más jóvenes (de 36 años y menores), tuvo el mayor rendimiento de 6.8 por ciento

A esa le siguió la Siefore Básica Tres, para personas de 37 a 45 años, con 6.24 por ciento; la Siefore Básica Dos, de 46 a 59 años, tuvo un beneficio de 4.76 por ciento; la Básica Uno (de 60 años y mayores) logró un rendimiento de 3.93 por ciento; mientras que la Básica Cero (de 60 años y mayores pero que están próximos al retiro) tuvo 5.78 por ciento.

El 49.72 por ciento de los recursos se invirtió en valores gubernamentales; 19.10 por ciento en deuda privada nacional; 16.73 por ciento en renta variable internacional; 6.02 por ciento en renta variable nacional y 4.86 por ciento en instrumentos estructurados.

Además, 2.26 por ciento de los recursos se invirtió en Fideicomisos de Inversión en Bienes Raíces (Fibras); 0.99 por ciento en deuda internacional y 0.33 por ciento en mercancías.

Publicidad