El monto de ahorro voluntario total para el retiro en las cuentas individuales de las Afores alcanzó un nivel récord al cierre de la primera mitad del 2020; sin embargo, las excusas de los mexicanos para evitar pensar en él sigue haciéndolo incipiente. 

De acuerdo con datos de la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), el ahorro total (voluntario y solidario) ascendió a 105 mil 128.2 millones de pesos al cierre del primer semestre, 26.3 por ciento más en términos reales respecto al mismo periodo de 2019.

Te puede interesar: Cierran 2 de cada 10 ‘tienditas’ por la crisis

No obstante, este ahorro sólo representa el 2.4 por ciento del total de dinero que operan las administradoras de fondos para el retiro (Afores), que al cierre de junio sumaron 4.3 billones de pesos.

“En el 2020, el ahorro voluntario en ventanilla mantiene una tendencia ascendente, tanto en el promedio mensual de aportaciones, como en el número de trabajadores que las realizan, los cuales asciende a 201 mil 108”, describió la Consar.

El ahorro voluntario es un pilar esencial del Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR), conformado por el ahorro obligatorio, que se fondea bimestralmente a través de las aportaciones tripartitas; pero necesita otro pilar, que es el voluntario, para pasar de una pensión básica a una pensión deseada, a través del esfuerzo individual.

La Consar describió que en el transcurso de los últimos seis años, de junio del 2014 a junio del 2020, el ahorro voluntario tuvo un incremento de 278 por ciento real, al pasar de 27.8 a 105.1 mil millones de pesos, siendo el voluntario el de mayor cantidad, con 71 mil 239 millones; mientras que el solidario, aquel que corresponde al de los trabajadores afiliados al ISSSTE, alcanzó 33 mil 888.8 millones de pesos.

Para Francisco Martínez, director de Inversiones de Afore XXI-Banorte, es un buen momento para realizar ahorro voluntario, ya que los instrumentos financieros, en los que se invierten los recursos de los trabajadores mediante las Siefores, están teniendo un buen comportamiento de rentabilidad, “por lo que la entrada de ahorro en estos momentos, con miras de largo plazo, es una manera inteligente de incrementar el patrimonio”. 

Excusas y más excusas

Dentro de las excusas clásicas que esgrimen quienes no quieren plantearse ahorrar para su jubilación están: “es imposible ahorrar con esta crisis”; “no tengo dinero”; “tengo demasiadas deudas para meterme en eso”; “no tengo disciplina suficiente para ahorrar”.

Sin embargo, dentro de la propuesta de reforma al sistema de pensiones que presentó la presente administración podrían ir disminuyendo estas excusas.

Y es que la propuesta incluye la posibilidad de que los trabajadores mexicanos elijan que se les descuente de manera opcional y automatizada entre el un 3.0 y 5.0 por ciento de su sueldo para obtener una pensión más grande, reveló Bernardo González, presidente de la Amafore.

Dicho esquema beneficiaría a los trabajadores que ganan entre tres y cinco salarios mínimos.

Especialistas consideran que es una buena alternativa para ayudar a los trabajadores a hacer una mayor masa de ahorro para su retiro; sin embargo, sostienen que debe de estar acompañada por una campaña asertiva para que los afiliados observen el verdadero beneficio de ahorrar voluntariamente, toda vez que deben de bajar las comisiones para administrar estos recursos.

Publicidad