América Latina necesita “urgentemente reformas” fiscales para facilitar una recuperación sostenible, tras la crisis provocada por la pandemia, que dejará a la región “más pobre, más endeudada y con nuevas estructuras productivas”, indicó este sábado el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Saldremos de esta crisis más pobres, más endeudados y con economías que tendrán un formato muy diferente en términos de sus estructuras productivas”, señaló el economista jefe del BID, Eric Parrado, en un informe macroeconómico del organismo, dado a conocer en su asamblea de gobernadores, que se celebra de modo virtual desde Barranquilla (Colombia).

Te puede interesar: Facturación de la producción agroalimentaria en México ha crecido más del 100% en 26 años

Anuncios

De acuerdo al documento, América Latina y el Caribe crecerá un 4,1 % en 2021, tras la caída de 7,4 % del año pasado, el peor desplome anual del que se tenga registro desde 1821.

CRECIMIENTO DEPENDIENTE DE LA VACUNA

Aun así, el BID advirtió de que un escenario negativo basado en un crecimiento menor en Estados Unidos y Europa, con nuevos brotes del coronavirus o nuevas mutaciones, y con una vacunación más lenta, ralentizaría el crecimiento a solamente el 0,8% este año.

De cara a 2022, el reporte proyecta que la expansión se desacelere hasta un 2,5 %.

Parrado subrayó que la región “tiene por delante un sendero estrecho, pero claramente definido para salir fortalecida de los ‘shocks’ sociales y pandémicos de los últimos años”.

“Los sistemas fiscales saludables pueden ayudarnos a liberar nuestro potencial -recalcó-, apalancando la reasignación de recursos en todos los sectores y así impulsar el crecimiento de la productividad, promover el empleo formal y lograr un futuro más verde”.

Publicidad