La debilidad en la economía mexicana se acentuó en los últimos meses de 2019, y se perfila una contracción en todo el año, lo que implicaría su primer ‘tropiezo’ en 10 años.

Entre enero y noviembre de ese año el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) disminuyó 0.22 por ciento, respecto al mismo periodo del año previo. La última vez que este indicador presentó un desempeño negativo para un periodo similar fue en 2009.

Los analistas consideran que la economía se mantuvo débil en el último mes de 2019, por lo que prevén un resultado negativo para todo el año, e incluso, estiman una recuperación más lenta para 2020, tras los resultados del IGAE.

“La economía debe haberse contraído 0.1 por ciento en 2019, y esperamos un crecimiento de 0.6 por ciento en 2020, desde un pronóstico anterior de 1.4 por ciento”, señaló en un reporte Marco Oviedo, economista en jefe para América Latina de Barclays.

Analistas de Goldman Sachs indicaron que con los resultados del IGAE a noviembre, los pronósticos de la economía para todo el año son negativos, y esperan una contracción de 0.2 por ciento.

En declive

“Los indicadores recientes muestran que la actividad económica siguió débil durante el último trimestre de 2019”, señalaron analistas de Banamex, quienes confirmaron su pronóstico de una baja de 0.1 por ciento en el Producto Interno Bruto (PIB) de 2019.

En la última encuesta de Citibanamex 9 instituciones estimaron que la economía se habría contraído entre 0.1 y 0.2 por ciento en 2019 (Banorte, Citibanamex, Bursamétrica, Itaú BBA, JP Morgan, Monex, Multiva, Santander y Valmex).

Luego de los resultados del IGAE, algunas instituciones confirmaron este pronóstico, y otras más se sumaron a la expectativa de una caída, como Barclays, Goldman Sachs e ING Group.

La economía, medida con el IGAE, reportó un mayor deterioro en noviembre, ya que reportó una contracción de 0.8 por ciento anual, la mayor en 10 años, desde diciembre de 2009. Además, el indicador sumó 7 meses en contracción, de acuerdo con los registros del INEGI.

“El IGAE de noviembre reportó una situación más negativa de las que estábamos esperando”, señaló Ernesto O’Farrill Santoscoy, presidente de Bursamétrica. Agregó que contrario a sus expectativas, los servicios no lograron recuperarse y extendieron su retroceso, a pesar de que apuntaban un repunte por el ‘Buen Fin’.

“La caída en los dos últimos meses del 2019 del índice de la actividad económica hace probable que el resultado del PIB del cuarto trimestre tenga una caída anual entre el 0.6 o 0.7 por ciento”, dijo O´Farril.

“Tras el IGAE de noviembre, ajustamos ligeramente a la baja nuestro pronóstico del trimestre, mismo que se encontraba en 0.5 por ciento, a 0.6 por ciento”, indicaron analistas de Banorte, y señalaron que la atonía de la economía prevaleció en el último mes del año”.

Recuperación moderada para 2020

Los analistas estiman que será lenta la recuperación económica para el presente año. El consenso estima un crecimiento de 1.0 por ciento.

Para Citibanamex, la economía será impulsada por las exportaciones y el consumo privado, así como por una estabilización gradual del gasto público y la inversión privada.

Marco Oviedo señaló que la demanda interna seguirá siendo débil, y estima que la recuperación de la demanda externa seguirá impulsando al sector manufacturero, que podría ser la única fuente de crecimiento en los próximos meses.

“Pronosticamos una recuperación más suave a lo largo de 2020, ya que los catalizadores nacionales para el crecimiento interno podrían no existir”. En su opinión, el gobierno continuará impulsando una visión nacionalista sobre el petróleo y la electricidad, lo que hace improbable un cambio en la política energética en el corto plazo, que ha sido la principal causa de malestar del sector privado y de la baja en la inversión y en la demanda local.

Publicidad