El impacto de la inmigración en el presupuesto, al hacer un promedio entre las contribuciones pagadas por los inmigrantes y el gasto público por parte del Estado, es uniforme e incluso puede ser positivo, afirmó hoy la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

“En todos los países, el aporte de los inmigrantes en forma de impuestos y contribuciones supera los gastos que los países dedican a su protección social, su salud y su educación”, escribió la organización en el informe sobre Perspectivas Migratorias publicado hoy.

En Francia, por ejemplo, la contribución presupuestaria neta de las personas nacidas en el extranjero es del 1,02% del Producto Bruto Interno (PBI), un ligero superávit, frente al promedio de la OCDE de 1,56%.

Anuncios

El año 2020 vio un colapso sin precedentes de al menos un 30% en los flujos migratorios hacia los países de la OCDE, donde la pandemia también “puso fin a diez años de mejoras” para los inmigrantes en el mercado laboral, indica el informe sobre las perspectivas sobre la migración internacional, el llamado “International Migration Outlook”, publicado por la OCDE en París.

Te puede interesar: EE.UU. reporta la cifra más alta de detención de migrantes en frontera con México

“La crisis del Covid-19 ha provocado el descenso más fuerte jamás registrado en los flujos migratorios en los países de la OCDE, en más del 30%”, según la organización con sede en la capital francesa.

Con 3.7 millones de personas que llegaron a sus 25 países miembros, el año pasado, la inmigración alcanzó el nivel más bajo registrado desde 2003.

Estados Unidos, que sigue siendo el primer país de inmigración de la OCDE, registró una disminución del 44% en comparación con 2019, con 576 mil nuevas entradas en 2020.

Publicidad