Hace cinco años, México fue el primer país en desarrollo en presentar un plan para reducir las emisiones de carbono en el periodo previo al histórico Acuerdo de París. El mes pasado, se unió a los recalcitrantes climáticos como Rusia y Brasil al no impulsar los esfuerzos para combatir el calentamiento global.

La propuesta actualizada de México a las Naciones Unidas coronó dos años de retroceso ambiental bajo el Presidente nacionalista Andrés Manuel López Obrador. Se espera que los miembros del acuerdo de París aumenten sus objetivos cada cinco años, pero México, en cambio, mantuvo su objetivo de reducir las emisiones en un 22 por ciento para 2030, en comparación con los negocios habituales.

La decisión resume el enfoque que López Obrador, conocido como AMLO, ha adoptado hacia el medio ambiente desde que llegó al poder con una victoria aplastante en 2018. Le cortó las rodillas a un mercado de energías renovables en auge, invirtió dinero en la petrolera estatal Petróleos Mexicanos y persiguió a dos grandes proyectos de infraestructura que los ambientalistas consideran desastres ecológicos.

La postura del gobierno ha sido “al diablo con las emisiones, al diablo con el medio ambiente, al diablo con la calidad del aire”, dijo Jeremy Martin, vicepresidente de energía y sostenibilidad del Instituto de las Américas. “No hay nada que me puedas señalar que me haga sentir confiado en su capacidad para ser cualquier otra cosa que no sea un mal administrador de su medio ambiente y perfil de emisiones”. Nacido en una ciudad petrolera empobrecida en el estado sureste de Tabasco, AMLO ha apostado su capital político para devolver a la endeudada Pemex a su papel de la década de 1970 como motor principal de la economía mexicana. Pemex y la eléctrica estatal Comisión Federal de Electricidad, o CFE, están en el centro de su plan para un México energéticamente autosuficiente.

Su historial le otorga la rara distinción de ser un líder con raíces izquierdistas cuya política ambiental está más cerca de los negadores del clima de tendencia derechista como el Presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, y el brasileño Jair Bolsonaro. A diferencia de Bolsonaro, quien ha abogado por abrir la selva amazónica a la minería y la agricultura, AMLO ha abrazado la retórica verde incluso cuando su agenda nacionalista de recursos tiene prioridad.

“Las acciones del Presidente reflejan su visión de México, que se puede resumir en devolver el país al control de las dos principales empresas energéticas estatales”, dijo Rodolfo Rueda, abogado de Thompson & Knight LLP, cuyos clientes incluyen empresas de energía renovable.

Ese impulso se ha producido a costa de un sector de energía limpia en auge. El año anterior a la toma de posesión de AMLO, los proyectos de energías renovables obtuvieron algunos de los precios de electricidad más baratos del mundo. Pero el Presidente canceló más subastas y cambió las reglas para ayudar a la empresa estatal a mantener su participación de mercado. Cerca de 200 parques eólicos, paneles solares, plantas de gas natural y otros proyectos en su mayoría privados están en el limbo luego de que ordenó a los reguladores favorecer al gigante eléctrico y a Pemex.

Las políticas proteccionistas han molestado a los empresarios y a los ambientalistas. Decenas de empresas de energías renovables han buscado frenar los cambios regulatorios que perjudican sus inversiones en México. La agencia antimonopolio Cofece y el grupo activista Greenpeace ganaron medidas cautelares recientes sobre acciones que evitarían el avance de nuevas plantas de energía limpia.

México está comprometido a proteger el medio ambiente al tiempo que cierra las brechas de desigualdad del país, dijo la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales en un comunicado enviado por correo electrónico. Citó las medidas adoptadas, entre ellas garantizar el acceso al agua a los más pobres del País, detener las concesiones mineras y el uso sostenible de los recursos naturales y el ganado.

Cuando se le preguntó cómo México planea cumplir con su compromiso legal de producir el 35 por ciento de su energía a través de energías renovables para 2024, AMLO dijo en una conferencia de prensa diaria el jueves que el país aumentará su capacidad hidroeléctrica con la actualización de 60 plantas. Si bien el uso de agua para generar energía no genera emisiones de carbono, la creación de presas puede liberar grandes cantidades de carbono atrapado.

AMLO argumentó que los críticos de su política energética están utilizando cínicamente el medio ambiente para atacar al gobierno. ‘Hay mucho engaño. Les diría que se han agarrado a la bandera de las energías limpias de la misma manera que agarran la bandera del feminismo o los derechos humanos. ¿Desde cuándo los conservadores se preocupan por el medio ambiente? él dijo.

Durante su presidencia, el presupuesto de la Secretaría del Medio Ambiente se redujo drásticamente incluso cuando aumentó el gasto general. AMLO ha recortado recursos en todos los departamentos gubernamentales con el fin de aumentar los fondos para Pemex y los programas sociales y recortar lo que él ve como una burocracia abultada.

En su intento por revivir a Pemex, AMLO está construyendo una nueva mega refinería de petróleo en su estado natal. En el proceso, se cortó un bosque de manglares protegidos, que absorben más carbono que otros árboles. Pocos analistas consideran que el proyecto de miles de millones de dólares sea económicamente viable. AMLO también ha pedido a Pemex que aumente la producción en las seis refinerías existentes en México, que utilizan fuel oil altamente contaminante.

Mientras tanto, la CFE ha estado quemando mayores cantidades de fuel oil con alto contenido de azufre, que es peor para el medio ambiente que el carbón. También compró recientemente 2 millones de toneladas métricas de carbón para quemar en sus plantas. De pie frente a una planta de carbón reabierta en octubre, AMLO rechazó las preocupaciones sobre el impacto ambiental del combustible como “sofismas”.

Incluso su otra gran agenda de gobierno, la lucha contra la pobreza, se ha producido a costa del medio ambiente. Se está construyendo un ferrocarril de 900 millas conocido como el Tren Maya que busca impulsar el desarrollo conectando atracciones turísticas en el empobrecido Sur a través de millas de selva tropical, amenazando a cientos de jaguares en peligro de extinción.

México es el decimocuarto mayor emisor de gases de efecto invernadero, por debajo de Brasil y por encima de Australia. Si bien los grandes emisores como China y Japón aumentaron sus promesas de emisiones en sus compromisos actualizados de París, llamados Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional, algunas de las principales economías, incluido Estados Unidos, aún no han presentado sus últimos objetivos.

La nueva NDC de México “no está a la altura de la responsabilidad” que tiene el país, dijo Anaid Velasco, directora de investigación del Centro Mexicano de Derecho Ambiental. “México se había destacado por asumir el liderazgo internacional. En los últimos dos años, ese liderazgo se perdió”.

Publicidad