En su último informe mensual, el Bundesbank, banco central de Alemania, reconoció que el país enfrenta una recesión económica.

“Los primeros indicadores proporcionan actualmente pocos signos de una recuperación sostenible de las exportaciones y una estabilización de la industria”, agregó el banco. “Esto aumenta el riesgo de que la desaceleración se extienda en mayor medida a sectores más orientados a nivel nacional”.

El Bundesbank reconoció además que esta recesión está comenzando a tener sus consecuencias en el resto de la economía, asegurando que actualmente la economía global también enfrenta una recesión.

Desde agosto, el banco central alemán alertó de la caída de la economía alemana en el segundo trimestre de 2019, y afirmó que no era un hecho aislado.

Por otro lado, el Instituto de la Economía Mundial de Kiel (IfW) prevé que la contracción del PIB alemán en el tercer trimestre será de 0.3 por ciento, tras la caída del 0.1 por ciento en el segundo trimestre. Además, el Instituto de Investigación Económica de Alemania (DIW) contempla una contracción de la actividad de 0.2 por ciento entre julio y septiembre.

Publicidad