Barclays redujo a solo 0.5 por ciento su pronóstico de crecimiento de la economía mexicana para 2019 desde 1.2 por ciento, pues la economía está perdiendo rápidamente fuerza este año, debilidad que podría durar más tiempo.

La institución financiera de origen inglés también recortó su previsión de crecimiento para México en 2020 a una tasa de 1.5 por ciento, desde su estimación anterior de 2.0 por ciento.

En su reporte semanal, señaló que el desempeño de la economía se ha visto afectado no sólo por un crecimiento mundial más lento, sino también por factores locales.

También algunos indicadores de confianza empresarial muestran que el sector privado podría seguir cauteloso por una mayor incertidumbre en el área de regulación pública y de políticas económicas, en particular en el nivel de apoyo a los proyectos de infraestructura y de política energética.

La creación de empleo se está desacelerando más rápidamente en un contexto en el que la inversión sigue mostrando signos persistentes de debilidad, apuntó. 

La reducción de los gastos públicos, en particular de la inversión pública, y las reglamentaciones y controles adicionales en la construcción y la contratación podrían tener un impacto en el crecimiento en los meses siguientes.

Barclays consideró además que la demanda externa podría seguir siendo relativamente débil a lo largo del año, mientras que las perspectivas fiscales a mediano plazo podrían deteriorarse aún más.

Esto, ya que no hay una solución clara al insostenible problema de deuda de Petróleos Mexicanos (Pemex) y se podrían anunciar bajas adicionales de las calificaciones, afectando negativamente a otros activos financieros mexicanos.

En este contexto, agregó, el crecimiento debería permanecer casi ausente, por lo cual espera un alza de 0.5 por ciento en 2019, desde 1.2 por ciento previo, y del 1.5 por ciento en 2020, desde 2.0 por ciento anteriormente.

La institución financiera precisó que un riesgo para su previsión es que la situación de Pemex se resuelva de manera sostenible y la confianza podría volver.

En este contexto, consideró probable que el Banco de México (Banxico) mantenga la tasa de referencia en 8.25 por ciento en su reunión de política monetaria de este 27 de junio, pero espera que el tono sea mucho más neutro, ya que la Reserva Federal de Estados Unidos envió una señal clara para reducir las tasas.

Publicidad