El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) puso a disposición de sus países miembro 2,000 millones de dólares que podrían desembolsarse rápidamente para apoyar los esfuerzos que buscan contener la pandemia de coronavirus en América Latina.

En un comunicado informó que estos recursos pueden ser programados para países que requieran apoyo financiero para monitorear, hacer pruebas de laboratorio y fortalecer sus servicios de salud pública.

Además, el BID anunció que puede trabajar con los países que cuentan con saldos de préstamos no desembolsados para ayudarles a reorientar sus recursos hacia los esfuerzos de respuesta a la pandemia.

Anuncios

El banco detalló que está evaluando las consecuencias económicas de la pandemia en sus 48 países miembro, y contemplando alternativas, no precisas aún, para brindar recursos que los ayuden a amortiguar sus efectos a mediano y largo plazos.

BCE va por paquete de estímulos

El brazo de supervisión bancaria del Banco Central Europeo (BCE) tiene previsto unificar los esfuerzos del organismo, que serán anunciados hoy, para apoyar la economía de la zona euro en la lucha contra los efectos del coronavirus, dijeron dos fuentes cercanas al tema.

La entidad planea publicar un comunicado hoy junto al anuncio del BCE, una situación que pone de relieve la necesidad de apoyo al sector financiero y a los prestatarios durante la crisis.

Las fuentes comentaron que una manera en que el BCE podría entregar respaldo es adoptando un enfoque más flexible que dé más espacio a los bancos para modificar los términos de créditos a firmas golpeadas por la epidemia.

Asimismo, se espera que el Consejo de Gobierno del BCE anuncie un paquete de estímulos hoy que podría incluir nuevas provisiones de liquidez y préstamos ultrabaratos para las empresas, especialmente las medianas y pequeñas firmas.

El banco central de la zona euro también podría recortar aún más las tasas de depósitos bancarios. Actualmente, su tasa referencial se encuentra en terreno negativo.

Inglaterra baja tasas y lanza plan

Por su parte, el Banco de Inglaterra bajó de 0.75 a 0.25% las tasas de interés, debido a la pandemia. Se trata del mayor recorte desde principios del 2009, tras la conmoción económica que provocó la crisis financiera internacional. Las tasas no han sido tan bajas en el Reino Unido desde los meses posteriores al referéndum de junio del 2016 sobre el Brexit.

Asimismo, el banco central anunció, en un comunicado, que va a estimular los préstamos de los bancos a las empresas y los hogares para sostener la demanda, debido a que “probablemente la actividad va a debilitarse significativamente en Reino Unido en los próximos meses”.

Por su parte, el gobierno de Inglaterra presentó un plan de estímulo de casi 35,000 millones de euros para mitigar el impacto económico.

Las iniciativas incluyen 7,900 millones de euros para facilitar el crédito y las subvenciones a los negocios y los ciudadanos, y 6,800 millones de euros en recursos como enfermeras o equipamiento para el Servicio Nacional de Salud.

Hasta la fecha, la decisión de las autoridades británicas ha sido la de continuar con la actividad diaria con total normalidad. Los colegios siguen abiertos y la actividad en muchas empresas también. Las grandes firmas han empezado a permitir el teletrabajo y empieza a haber cancelación de actos, sobre todo grandes conferencias previstas para a partir de la semana próxima.

Italia abre la cartera

En Italia, el gobierno anunció una ayuda excepcional de 25,000 millones de euros para luchar contra la epidemia. Del total de esta suma, la mitad servirá para atender lo más urgente y el resto se utilizará en una fase posterior.

El ministro de Economía, Roberto Gualtieri, precisó que un primer decreto está siendo elaborado y deberá ser firmado esta semana para el uso de 12,000 millones de euros inmediatos para el sector de la salud. Entre las indemnizaciones que serán aprobadas figura también ayuda a las familias con hijos y a los sectores empresariales más afectados.

Italia asignó el 5 de marzo unos 7,500 millones de euros para hacer frente a la emergencia, pero decidió aumentar el monto al agravarse la situación. El país trasalpino tomó esa decisión pese a la crisis económica que vive por un déficit de 130% del PIB que provocaba roces con las autoridades de las Unión Europea.

BoJ relajaría política monetaria

Es previsible que el Banco de Japón (BoJ) relaje su política monetaria la próxima semana en un intento por limitar el impacto del brote de coronavirus y la reciente volatilidad del mercado en la confianza empresarial, informaron a Reuters fuentes conocedoras de los argumentos que maneja el banco central.

“Es imposible combatir el coronavirus con la política monetaria. Pero puede desempeñar un papel en la creación de confianza entre la población, y es lo que el Banco de Japón podría tener que hacer la próxima semana”, dijo una fuente cercana.

El Banco de Japón se encuentra bajo presión para que relaje la política monetaria en su revisión de tasas de interés del 18 y 19 de marzo, ya que la caída de los mercados bursátiles, el repunte del yen y los nervios por la epidemia amenazan con reducir la inversión corporativa y hacer descarrilar la frágil recuperación económica. (Con información de Yolanda Morales)

Publicidad