Bolsa Mexicana recupera tendencia al alza, cierra con 1.27 por ciento más

Anuncios
Anuncios

La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) concluyó la tercera sesión de la semana con un avance de 1.27 por ciento, trayectoria positiva que estuvo en línea con los principales mercados de capitales, luego de darse a conocer los resultados preliminares de la elección intermedia en Estados Unidos.

La nueva variación al alza, por el equivalente a 589.05 puntos, llevó al referente bursátil S&P/BMV/IPC a colocarse al término de la jornada en 46 mil 917.40 unidades.

En la operación diaria de la plaza accionaria local, 64 emisoras ganaron, 44 perdieron y 12 se mantuvieron sin cambio en comparación con el día previo, en tanto que se negoció un volumen superior a los 304 millones de títulos por un importe económico mayor a los 10 mil 639 millones de pesos.

En Wall Street, el mercado mantuvo la tendencia alcista de los primeros días de la semana al finalizar el Dow Jones con un incremento de 2.13 por ciento o de 545.29 puntos, para ubicarse en 26 mil 180.30 unidades.

A la par, el S&P 500 mostró un alza de 12.12 por ciento o de 58.44 puntos para alcanzar con ello dos mil 813.39 enteros, y de igual forma, el índice industrial Nasdaq evolucionó con una ganancia de 2.64 por ciento o de 194.79 puntos para llegar a siete mil 570.75 unidades.

CI Banco informó que desde las primeras horas de la jornada las principales bolsas de mundo reaccionaron de forma positiva al resultado de las elecciones estadounidenses, al disipar la incertidumbre del proceso y cumplirse las previsiones de los analistas.

Señaló que si bien se materializó la posibilidad de un Congreso dividido con una mayoría en el Senado del Partido Republicano, pero con una Cámara de Representantes bajo el control de los demócratas, dicha condición tendrá un impacto limitado sobre la economía y los mercados globales.

Precisó que entre los efectos favorables de la nueva conformación del Congreso estadounidense está el que puede verse limitado el poder del presidente Donald Trump para desarrollar políticas que no gusten, en tanto que el lado negativo podría surgir de frenar los legisladores posibles recortes adicionales en impuestos e iniciativas de menor regulación.

Publicidad