Al cierre del primer semestre la Comisión Federal de Electricidad (CFE) acumuló una pérdida neta de 14 mil 073 millones de pesos, monto que fue 85.5 por ciento inferior en comparación con las pérdidas registradas en el mismo periodo del año pasado, de acuerdo con datos de la empresa estatal.

En el informe enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la compañía eléctrica dijo que el resultado se explica por el aumento de los costos de los energéticos y otros combustibles derivados de la emergencia climática que ocurrió en febrero pasado y que causó un apagón en diversas partes del país.

Por otro lado, la apreciación del peso respecto al dólar y la estrategia adoptada por CFE en la contratación de coberturas financieras para mitigar dicho riesgo financiero, contribuyeron a que las pérdidas se redujeran en comparación con el año pasado.

La empresa señaló que la pérdida neta de 14 mil 073 millones de pesos fue inferior en 85.5 por ciento respecto a las pérdidas observadas en la primera mitad del año, que ascendieron a 96 mil 781 millones de pesos.

“Al segundo trimestre de 2021 los costos de operación sumaron 279 mil 168 millones de pesos, lo que significó un incremento de 93 mil 664 millones en comparación al mismo período del ejercicio anterior, el aumento en el costo de los energéticos y otros combustibles obedecen, principalmente, al alza en precios de los combustibles, originado por la emergencia climática en Texas en febrero de 2021”, dijo en su informe.

Te puede interesar: Director de CECyTEV ha despedido a más de 60 trabajadores este año

CFE destacó que en el segundo trimestre revirtió la pérdida cambiaria registrada en el mismo periodo del año anterior, al generar una utilidad por fluctuación cambiaria de 9 mil 184 millones de pesos, en comparación a la pérdida por 126 mil 137 millones de pesos en el mismo periodo de 2020, cuando ocurrió el cierre económico por la pandemia del Covid-19.

La compañía estatal apuntó que adoptó una estrategia integral de coberturas a través de instrumentos financieros derivados y renegociaciones de deuda, además se seguir su política de estabilizar y reducir, en lo posible, los costos de producción y los riesgos financieros de la deuda directa y de sus obligaciones en moneda extranjera.

Consideró que los resultados financieros del segundo trimestre “muestran que la Empresa Productiva del Estado (EPE) presenta una sólida posición operativa y financiera para cumplir con su compromiso de abastecer de energía eléctrica a la población mexicana”.

Comentó que los ingresos acumulados al cierre del segundo trimestre ascienden a 285 mil 963 millones de pesos, que en comparación con el segundo trimestre de 2020 representan un incremento de 15.5 por ciento, equivalente a 38 mil 339 millones de pesos.

Dicho incremento es resultado del aumento en los ingresos por venta de combustibles a terceros y por venta de energía, derivado de la recuperación de la demanda de electricidad y de combustibles en los distintos sectores de la economía mexicana, al superarse los efectos de la pandemia.

Agregó que al segundo trimestre los costos de operación de la empresa estatal sumaron 279 mil 168 millones de pesos, lo que significó un incremento de 93 mil 664 millones de pesos, equivalente a 50.5 por ciento en comparación con el mismo periodo del año anterior.

Publicidad