El combate a la evasión fiscal es la apuesta del gobierno de Andrés Manuel López Obrador para mantener los ingresos tributarios el siguiente año, con lo cual se aplicará una mayor fiscalización en el rubro de grandes contribuyentes, como se ha hecho este año, refirieron analistas.

José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económicos (IDIC), explicó que, en el corto plazo, se han generado mayores ingresos para el gobierno gracias a los cambios que se aprobaron por legisladores, como la reforma fiscal penal contra factureras, la eliminación de la compensación universal, la prohibición de condonaciones de impuestos y, ahora, la fiscalización que se ha hecho a grandes contribuyentes.

“Parte de esto es porque con las modificaciones que se han hecho, muchas empresas prefieren evitarse procesos legales y no llevar el asunto a litigios, y por ello han decidido pagar los impuestos que el gobierno considera no han sido erogados; sin embargo, lo que puede ocurrir en los siguientes años es que estos ingresos vayan disminuyendo”, apuntó.

Te puede interesar: México puede aprovechar su espacio fiscal para apoyar a la economía: FMI 

Raymundo Tenorio, catedrático del Tec de Monterrey, refirió que la apuesta del gobierno de obtener mayores recursos de grandes contribuyentes es coherente dado a que representan poco más de la mitad de los ingresos tributarios que obtiene el Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Agregó que la fiscalización a este rubro de contribuyentes también puede dar señales a otros causantes para que no se atrasen en el cumplimiento de sus obligaciones.

En días pasados, durante su comparecencia en la Cámara de Diputados, Gabriel Yorio, subsecretario de Hacienda, explicó que existe un gran margen para mantener y aumentar la recaudación a través de este combate.

En este sentido, Raquel Buenrostro, jefa del SAT, ha dicho que de los 11,980 causantes que existen en este rubro, sólo se ha revisado a 627.

Desigualdades económicas

Carlos Brown, codirector del Instituto del Sur Urbano, refirió que si bien los grandes contribuyentes son quienes más aportan al erario público, dadas las enormes desigualdades económicas que existen en el país, no aportan lo que deberían.

Explicó que si bien la tasa de ISR a empresas es de 30%, algunas grandes firmas pagan a despachos contables y de abogados, quienes diseñan estrategias que permiten a estos contribuyentes pagar tasas menores a 10 por ciento.

Por su parte, Karla Ortiz, integrante de la ANADE, acotó que si bien es aplaudible que se fiscalice a estos contribuyentes, se tiene que dar certeza jurídica de que estas auditorías se están haciendo conforme a la ley, sin violar los derechos de los causantes.

Agregó que si bien se pueden obtener recursos extra a través de estas estrategias, estos ingresos podrían tardar ya que las empresas pueden interponer medios de defensa, como llegar a litigios, lo cual hace que la recaudación no sea de manera inmediata. Se deben tapar los huecos en la legislación, la diferencia entre la tasa nominal y la tasa efectiva que pagan las grandes empresas es alta, por ejemplo”, acotó Carlos Brown.

Reforma fiscal apoyaría

Si bien los grandes contribuyentes pueden dejar ingresos al erario público, los expertos refirieron que tarde o temprano será necesario apoyarse de una reforma fiscal, no sólo para aumentar la recaudación, sino también para mejorar el sistema tributario mexicano.

Refirió que los cambios fiscales deben trascender más allá de la administración actual, es decir, que si se ha mejorado la recaudación y fiscalización a los grandes contribuyentes, se mantenga sin importar quien llegue después al SAT.

“Este gobierno es muy conservador, fiscalmente hablando, para implementar una reforma pero, como no quiere endeudarse, no quiere aplicar una reforma fiscal, y como cree que le va a alcanzar con los grandes contribuyentes, vamos a tener serios problemas de recaudación en el 2022. Va a llegar a su tope y no va a haber más”, aseveró Raymundo Tenorio.

Cuánto pagan los causantes

  • 51% de los ingresos tributarios provienen de los grandes contribuyentes.
  • 0.02% representan los grandes contribuyentes en el padrón del SAT.
  • 25% de la recaudación de impuestos proviene de los asalariados.
  • 76% representan los asalariados de la masa de contribuyentes totales.
  • 24% de la recaudación proviene de las personas físicas y morales.
Publicidad