De ser aprobadas las modificaciones a la Reforma Eléctrica como lo ha planteado el gobierno actual, se pondrá en riesgo la competencia, la inversión y el medio ambiente en el sector, afirmó BBVA México este domingo.

La iniciativa implica garantizar a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) una cuota de mercado de generación eléctrica del 56 por ciento, elimina los contratos vigentes de generación eléctrica otorgados y los contratos de compraventa de electricidad con el sector privado, y propone eliminar los órganos de regulación.

Además, propone la suspensión de las nuevas concesiones a privados para la explotación y producción de litio ahora considerado un mineral estratégico y un insumo básico para tecnologías como las baterías de celulares y los autos eléctricos.

Anuncios

Así, precisó BBVA, el argumento detrás de esta iniciativa es garantizar el suministro eléctrico a precios justos para los hogares mexicanos, pues afirma que la participación de agentes privados representa una carga financiera para la CFE y la desplaza en el mercado, además de poner en riesgo la estabilidad del sistema eléctrico mexicano.

“Esta reforma implica que la CFE se vea obligada a mantener infraestructura para ofrecer electricidad al mercado en situaciones en que la oferta de los participantes privados no sea suficiente para satisfacer la demanda. Sin embargo, asignar una cuota de mercado a la empresa estatal, que es más ineficiente, no es la respuesta económica óptima”, explicó.

El banco consideró que “sería más eficiente diseñar un mecanismo de precios a través del cual las empresas privadas compensen a la CFE por los costos fijos que implica ser un oferente de última instancia”.

Señaló que otorgar participación de mercado en una proporción fija a una empresa poco eficiente no logrará reducir los precios sino que los aumentará. Esto, si se considera que el costo promedio por megawatt-hora (MWh) de las plantas de CFE a 2020 de ciclo combinado alcanza los mil 416 pesos, 23.6 por ciento más cara que el precio promedio de los generadores independientes, que es de mil145 MWh.

BBVA refirió que, en materia de precios, el servicio eléctrico ha mostrado recientemente un alza al cierre de agosto debido al aumento de la demanda resultado de la reactivación gradual de la economía y el aumento de precios en insumos relacionados a la industria como el gas.

“Si bien el componente de electricidad en la inflación de los energéticos es bajo, no se puede ignorar el aumento de los precios de la electricidad y el efecto adverso para los consumidores que puede tener el aumento de la participación en el sector de una empresa poco eficiente. De implementarse la reforma, los precios aumentarán todavía más”, detalló.

Externó que la generación privada se realiza a menores costos y representa también menores precios que la CFE paga bajo contratos privados.

“Esto se traduce en precios más bajos para los usuarios de energía eléctrica y complementan la capacidad de CFE para atender la demanda nacional ha aumentado en el contexto de la contingencia. La CFE podría decidir no trasladar los aumentos de precios a los consumidores mediante esquemas de subsidios, pero ello implicaría un mayor costo fiscal. En cualquier caso, la población sería afectada por una estructura de producción más costosa”, afirmó.

En materia de competencia económica, transferir al Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) como parte orgánica de la CFE iría en detrimento del proceso competitivo en el sector, pues otorgaría a la empresa con mayor participación la definición de las tarifas y reglas de despacho de energía.

“Esto generaría un problema de incentivos dado que las empresas privadas dependerían de un distribuidor de energía que es a al vez su competidor. La integración de las subsidiarias y filiales genera también incentivos para explotar el poder de mercado resultante en las distintas etapas del proceso productivo”, aclaró.

“Sería más eficiente diseñar un mecanismo de precios a través del cual las empresas privadas compensen a la CFE por los costos fijos que implica ser un oferente de última instancia”, añadió BBVA.

Publicidad