Sobre la calle Francisco Sosa, en la colonia Del Carmen en la alcaldía Coyoacán de la CDMX, cuelgan letreros en las ventanas de las casas para anunciar que por causas de fuerza mayor relacionadas con la pandemia del coronavirus este año no darán ‘calaveritas’.

Este año el coronavirus, que ya cobró más de 91 mil 300 muertes oficiales en México, arruinó los planes de las brujitas y fantasmas que tradicionalmente salen a pedir dulces el 1 y 2 de noviembre, además de ‘matar’ una fecha importante de ventas para los productores de dulces y chocolates, lo que se suma a la satanización que viven con el nuevo etiquetado de alimentos calóricos y al hecho de que no hay clases presenciales.

“Todos los años tenemos muchas expectativas en esta época del año, se presta mucho para las reuniones y con los festejos como las posadas, y es justo lo que se está recomendando evitar por la situación sanitaria, vemos complicada la venta de dulces para los festejos tanto de Halloween como las posadas”, dijo José Ignacio Gutiérrez, vicepresidente de la Asociación Nacional de Fabricantes de Chocolates, Dulces y Similares (Aschoco).

Anuncios

Te puede interesar: Embargos, adeudos y pandemia cercan a Interjet 

La temporada de Día de Muertos y posadas que va de octubre a diciembre, representa para la industria aproximadamente el 27 por ciento de las ventas anuales, por lo que suele ser la época más relevante del año.

“Estamos hablando de un 10 por ciento de caída en la producción de volumen y 8 por ciento en valor combinado, es lo que vemos para el cierre del año, pero seguimos con el entusiasmo de promover el producto”, estimó Gutiérrez, también gerente de ventas para la Fábrica de Dulces y Chocolates La Esperanza.

De enero a agosto la industria de dulces, chicles y confitería acumula ventas por 20 mil 350 millones de pesos, una caída de 6 por ciento anual, siendo la peor variación desde 2014 para el mismo periodo, de acuerdo con datos del INEGI.

La categoría de mayor contracción los primeros ocho meses del año son los chicles confitados, con una baja anual en volumen de ventas de 26.9 por ciento, para un total de 19 mil 524 toneladas.

Otras categorías que han disminuido considerablemente su venta son caramelos macizos en 25.9 por ciento, rellenos en 25.6 por ciento, dulces tradicionales de cajeta en 20.6 por ciento, entre otros.

“Lo importante es que los fabricantes detecten nuevos momentos de consumo dentro del hogar para poder capitalizarlos, y el Día de Muertos creemos que puede ser un poco moderado porque hoy no está 100 por ciento abierta la movilidad o reuniones”, consideró Luis Gradilla, director de la división de consumo inteligente para Nielsen México.

Pese a las malas noticias para el sector, Nielsen encontró que al menos la última semana de octubre las ventas de dulces en las cadenas de autoservicio crecieron 139 por ciento respecto a semanas previas. 

“Las tiendas de autoservicio son uno de los canales más recurrentes para las compras familiares, y eso no va a bajar, hemos diversificado las ofertas en canales de venta para ofrecer el producto también en e-commerces como Amazon y Mercado Libre, estamos cautelosos, pero también optimistas”, apuntó Páramo.

Para el cierre de este año, Euromonitor estima que la industria de confitería tendrá un valor de mil 591.8 millones de dólares, dominado por Grupo Bimbo con el 19.7 por ciento de participación de mercado, seguido de Mondelēz con 10.6 por ciento y Dulces y Chocolates de la Rosa con 6.5 por ciento, entre otros.

Buscan disfraces, pero no concretan las compras

Otro sector que sufre son las tiendas de disfraces, que, aunque han registrado un alza de 255 por ciento en sus búsquedas en línea, de acuerdo con la plataforma de catálogo de descuentos, Tiendeo, la realidad es que no se concretan las compras.

Locales en la CDMX advirtieron que han visto una baja en la afluencia de personas buscando disfraces, por lo que prevén que sus ventas caerán 80 por ciento con respecto al año pasado.

“El año pasado vendíamos en octubre 10 mil pesos diarios y ahorita si llegamos a 2 mil es mucho”, refirió un empleado de ‘La Fiesta Disfraces’.

De igual forma el local de Disfraces Delmi indicó que este año en la tienda física las ventas en octubre bajaron 60 por ciento, y han mitigado la situación trabajando solo bajo pedido y con ventas en línea.

Publicidad