A pesar de la contracción económica nacional e internacional, derivada de la pandemia del Covid-19 y el boquete financiero que le hizo a la empresa la anterior administración, encabezada por Guillermo Álvarez Cuevas, la Cooperativa Cruz Azul cerrará este año en el segundo lugar del mercado del cemento en el país, afirmó el presidente del Consejo de Vigilancia y Director Comercial, Víctor Velázquez.

Afirmó que, si bien el quebranto financiero generado por el grupo de Álvarez Cuevas fue severo, en ningún momento ha estado en riesgo la viabilidad financiera del negocio, ni su competitividad en la industria del cemento.

Te puede interesar: Se podrían generar 7 millones de empleos al 2032 si hay inversión en energías renovables: CEPAL 

Actualmente la Cruz Azul tiene 23% de participación en el mercado, sólo superada por Cemex, que tiene entre 34 y 36% de participación, detalló.

La compañía está sólida, a pesar de que este año la crisis económica ocasionó que la industria de la construcción se contrajera alrededor de 15%, dijo.

Al cierre de octubre, las ventas del grupo cayeron entre 5 y 6%, comparadas con el mismo lapso del 2019, pero “son buenos resultados si se considera que la economía del país y el mundo viven uno de los años más difíciles”.

El directivo mencionó que, aunque en algunas plantas se han tenido algunos problemas de mantenimiento, las cuatro con las que cuenta operan con una eficiencia de más de 90 por ciento.

Por su parte, José Antonio Marín Gutiérrez, presidente del Consejo de Administración, expuso que, aun con la accidentada transición que hubo en la dirección de la empresa, Cruz Azul ha cumplido todas sus obligaciones, tanto con sus clientes y proveedores como con las instituciones bancarias con las que tiene relación.

Incluso, dijo,  a pesar de que como país no hemos salido de la crisis sanitaria, se espera que para el próximo año la cooperativa mejore sus resultados.

Por otra parte, comentó que el 21 de octubre la Sala Séptima en Materia Administrativa emitió una resolución, según la cual se levantaron las medidas cautelares que impedían a los presidentes de los consejos nombrados en la asamblea de cooperativistas, celebrada el 29 de septiembre de 2018, tomar posesión de sus cargos, con lo cual la nueva directiva está jurídicamente sustentada en ejercicio pleno de sus atribuciones y responsabilidades.

La cooperativa La Cruz Azul está integrada por un grupo de 18 empresas entre ellas la división de cementos, con cuatro plantas industriales en Hidalgo, Oaxaca, Puebla y Aguascalientes; una concretera; un núcleo cooperativo integrado por 12 empresas; un hotel y hospitales.

Legalmente, Guillermo Álvarez dejó de ser director desde 2013, vía una resolución del Juez XI de Distrito, en el juicio 85/2011, que resolvió en 2013 que las facultades de representación y la firma social deben ser del Consejo de Administración. Sin embargo, se mantuvo de facto como director general, ostentando facultades que legalmente ya no tenía.

Se le acusa de depositar todos los activos de las plantas cementeras de Lagunas, Oaxaca y Cruz Azul, Hidalgo, valuados en alrededor de 41,000 millones de pesos, en un fideicomiso, pero sin la autorización de los socios de la cooperativa, entre otros presuntos delitos.

Publicidad