Esta semana el peso perdió terreno frente al dólar por quinta semana consecutiva, al cerrar con una depreciación debido a una caída sostenida de las posiciones brutas a favor de la moneda nacional en el mercado de futuros de Chicago, indicó Banco Base.

Dicha caída fue de 21.49 por ciento o 23 mil 623 contratos a 86 mil 288 contratos, por lo que se ubicó en su nivel más bajo desde mediados de enero, al cerrar con una cotización de alrededor de 19.94 pesos por dólar y registrar una depreciación semanal de 2.67 por ciento o 51.8 centavos.

La entidad financiera detalló que la caída en las apuestas a favor del peso por cuarta semana consecutiva se debió al fortalecimiento generalizado del billete verde frente a sus principales cruces, ante la expectativa de que la Reserva Federal suba su tasa de interés a un ritmo más acelerado.

Lo anterior llevó a que esta semana la tasa de rendimiento de los bonos del Tesoro a 10 años alcanzara un máximo de 3.1216 por ciento, no visto desde 2011.

La expectativa de mayores tasas de interés se incrementó a la par de los altos precios del petróleo, que en conjunto con el crecimiento de la economía, podría generar presiones inflacionarias en Estados Unidos.

Asimismo, el fortalecimiento del dólar se relacionó con el regreso de las tensiones comerciales, pues durante esta semana el viceprimer ministro de China, Hu Chunhua, se reunió con el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Steven Mnuchin, para retomar las conversaciones comerciales que iniciaron a principios de este mes y donde no se lograron resultados concretos.

Por otra parte, el debilitamiento de la moneda nacional está relacionada con la incertidumbre por el futuro de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

Las presiones al alza para el tipo de cambio se incrementaron luego de que los negociadores de los tres países dijeran que era imposible alcanzar un acuerdo preliminar el pasado 17 de mayo, fecha límite propuesta por el líder del Partido Republicano en Estados Unidos, Paul Ryan, para que el Congreso actual pudiera revisar el nuevo TLCAN.

Aunque los negociadores de los países miembros coincidieron en que trabajarán para concretar resultados pronto, la probabilidad de que se alcance un acuerdo en las siguientes semanas disminuyó, tras los comentarios del representante de Comercio de Estados Unidos, Robert Lighthizer.

El funcionario estadunidense mencionó que todavía existen diferencias notables en las negociaciones sobre temas relacionados con la propiedad intelectual, mercados agrícolas y las reglas de origen del sector automotriz, entre otros.

Ante esto, el tipo de cambio alcanzó un nuevo máximo en el año de 19.9837 pesos por dólar, nivel que no se había visto desde febrero de 2017.

La institución financiera hizo notar que las presiones al alza para el tipo de cambio fueron contenidas, después de que el presidente del Comité de Medios y Formas de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Paul Ryan, comunicara la importancia de que los tres países sigan en la renegociación.

Además, rechazó la cláusula de muerte súbita que propone la administración del presidente Donald Trump y dio a entender que el Congreso estadunidense hará su trabajo sin importar si se trata de la legislatura actual o de la siguiente.

La percepción de riesgo con relación a la renegociación del acuerdo comercial trilateral continuará, por lo que el tipo de cambio podría alcanzar niveles por arriba de 20 pesos por dólar en el corto plazo.

Banco Base recordó que desde abril el mercado cambiario ha mostrado sensibilidad a noticias relacionadas con las elecciones presidenciales.

Indicó que es probable que la incertidumbre política continúe hasta el 1 de julio, por lo que no se puede descartar que el tipo de cambio enfrente presiones adicionales al alza como resultado del proceso electoral en México.

Publicidad