Las autoridades de Nueva York han anunciado este miércoles una demanda contra la petrolera ExxonMobil, a la que acusan de engañar a sus accionistas en relación con el riesgo que plantean para su negocio las regulaciones para combatir el cambio climático.

“La compañía decía estar teniendo en cuenta el riesgo de las crecientes regulaciones sobre cambio climático en sus decisiones de negocio. Sin embargo, tal y como ha demostrado nuestra investigación, Exxon a menudo no hizo eso”, señala en un comunicado la Fiscal General del estado de Nueva York, Barbara Underwood.

Según la demanda, el fraude llegó a los niveles más altos de la compañía y el ex consejero delegado de la empresa Rex Tillerson, que posteriormente fue secretario de Estado de EEUU, supo “durante años” que la información que se estaba dando a los inversores no era real.

“Exxon construyó una fachada para hacer a los inversores creer que la compañía estaba gestionando los riesgos de la regulación de cambio climático para su negocio cuando, de hecho, estaba subestimándolos o ignorándolos de forma intencional y sistemática”, apunta Underwood.

En concreto, la demanda dice que ExxonMobil comunicó a los inversores que estaba teniendo en cuenta el posible impacto de las nuevas normas con un cálculo para estimar el coste de las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Sin embargo, según las autoridades, la empresa a menudo ignoraba ese cálculo y utilizaba otro mucho más favorable o directamente ninguno.

La acción de la Fiscalía busca que la Justicia estadounidense prohíba a ExxonMobil seguir engañando sobre sus prácticas, que obligue a la empresa a corregir datos publicados, que devuelva el dinero obtenido con este supuesto fraude y que pague daños.

La demanda no señala ninguna cifra específica, pero las autoridades han asegurado que el impacto de esas prácticas es “significativo en escala y ámbito”.

Publicidad