“HR Ratings considera que la disminución de los fideicomisos puede tener un efecto negativo en las finanzas públicas frente a futuras contingencias”, detalla la firma en su análisis y añade que posiblemente el uso de estos activos se utilice para mitigar el impacto del Coronavirus (Covid-19) en la economía.

La desaparición de los fideicomisos públicos, tal y como se ordenó en un decreto publicado hace algunos días en el Diario Oficial de la Federación (DOF), puede tener un efecto negativo en las finanzas públicas para atender futuras contingencias, de acuerdo con la calificadora HR Ratings.

En un análisis respecto a los activos dentro de la deuda del gobierno federal, la firma resaltó que de los recursos que se contabilizaban en estos instrumentos al cierre de diciembre pasado, que sumaban cerca de 740,500 millones de pesos, sólo 38.3% de éstos, que son cerca de 238,500 millones de pesos, podría ser trasladado a la Tesorería de la Federación, por las excepciones que prevé dicho decreto.

“HR Ratings considera que la disminución de los fideicomisos puede tener un efecto negativo en las finanzas públicas frente a futuras contingencias”, detalla la firma en su análisis y añade que posiblemente el uso de estos activos se utilice para mitigar el impacto del Coronavirus (Covid-19) en la economía.

La firma indica que sería valioso conocer el destino específico de los 283,500 millones de pesos que son susceptibles de dicho decreto, con el fin de evaluar el beneficio que éstos tendrán para las finanzas públicas del país.

El pasado 2 de abril en el DOF, el gobierno federal instruyó a las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal, comenzar los procesos para extinguir o dar por terminados todos los fideicomisos sin estructura orgánica en las que funjan como unidades responsables o mandantes.

Asimismo, se pidió coordinar las acciones para que, a más tardar el próximo 15 de abril del presente año, se concentren en la Tesorería de la Federación la totalidad de los recursos públicos que formen parte de estos instrumentos.

En este contexto, el decreto prevé excepciones para los instrumentos constituidos por mandato de ley o decreto legislativo y cuya extinción o terminación requiera de reformas constitucionales legales, así como los fideicomisos que sirvan como mecanismos de deuda pública o que tengan como fin atender emergencias en materia de salud o cumplir con obligaciones laborales o de pensiones.

Según la calificadora, con este escenario, el monto total de los fideicomisos que no pueden ser tocados asciende alrededor de 457,000 millones de pesos, es decir 61.7% del monto total que se encontraba en estos instrumentos a diciembre del 2019.

“Al interior (de los que no se pueden tocar) destacan los fideicomisos para la estabilización presupuestaria con un monto de 237,100 millones de pesos, seguidos de fideicomisos del sistema de protección social en salud con 105,900 millones de pesos y fideicomisos con fines de pensiones y prestaciones laborales con montos de 82,900 millones de pesos y 31,000 millones de pesos respectivamente”, destaca la calificadora.

Publicidad