La tasa de desempleo cayó a 7.7% en julio, desde 8% de junio, en los países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), informó el organismo.

A pesar de la disminución, el nivel de desempleo continúa siendo 2.5 puntos porcentuales superior a 5.2% registrado en febrero, antes del inicio de la pandemia.

Te puede interesar: Comercio exterior será esencial para registrar un repunte económico en 2021: Paquete Económico

El máximo nivel de desempleo durante este año en los países miembros de la OCDE se produjo en abril, registrando 8.6% y, desde entonces, la cifra ha ido disminuyendo gradualmente hasta colocarse en 7.7 por ciento.

Sin embargo, la OCDE señaló que el descenso global de desempleados registrado en julio esconde “fuertes diferencias regionales”.

El desempleo subió por cuarto mes consecutivo en la zona euro, hasta 7.9% (desde 7.7 % de junio), con aumentos de, al menos, tres décimas en Francia, Italia, Portugal e Italia.

En cambio, el desempleo apenas se incrementó una décima en Japón, de 2.8 a 2.9%, mientras que en Estados Unidos y Canadá cayó, de forma destacable a 0.9 y 1.4%, respectivamente, debido sobre todo, al progresivo regreso al trabajo de empleados en situación de despido temporal.

Los mayores índices de desempleo volvieron a registrarse en Colombia con 19.7%, Grecia con 17% (en los datos de mayo pues aún no son actualizados) y España con 15.8 por ciento.

En total, en toda la OCDE había 50.535 millones de desempleados en julio, después de un máximo en este año de 55.377 en abril, cuanto se produjo el pico de la pandemia en muchos países, y frente a los 36.679 millones que se registraron en el primer trimestre del año.

Preocupa el desempleo juvenil

El desempleo juvenil sigue siendo uno de los grandes problemas del mercado laboral en los países miembros de esta organización. Y es que aunque el desempleo entre los menores de 25 años bajó 0.6 puntos en julio, esta cifra se encuentra en 16.2 por ciento. Esto supone más del doble que el índice de desempleo global y más de 6.7% entre los mayores de 25 años.

España sigue siendo el país más afectado por el desempleo en los más jóvenes, con 41.7%, con un alza de una décima desde junio, y frente a 32.2% registrado durante el primer trimestre del año.

De nuevo en las cifras globales de la OCDE, el descenso del desempleo de julio benefició menos a las mujeres, entre las que bajó dos décimas porcentuales, de 8.4 a 8.2%, mientras que entre los hombres recortó tres décimas, de 7.7 a 7.4 por ciento.

En su informe anual sobre el empleo, divulgado el pasado 7 de julio, la OCDE ya había advertido que el 2020 cerraría con niveles muy superiores de desempleo a los de la crisis financiera del 2008.

La OCDE previó en ese informe que el desempleo seguiría una racha ascendente en los últimos meses del año, que cerraría en 9.4%, debido a una caída sin precedentes del Producto Interno Bruto (PIB), del organismo, de 7.5 por ciento. Y eso si no se produce un nuevo brote global de coronavirus antes de fin de año, lo que agravaría aún más la situación económica, con una caída aún mayor del PIB y su consiguiente impacto en el empleo.

Publicidad