La reactivación económica en Estados Unidos (EE.UU.) a medida que avanza el proceso de vacunación facilitó la creación de 916 mil empleos en marzo, la mayor cifra desde agosto de 2020, tras la crisis provocada por la pandemia y confirma la paulatina recuperación del mercado laboral.

Asimismo, la tasa de desempleo bajó a 6 por ciento en marzo, dos décimas menos que la tasa registrada en febrero, según el reporte divulgado este viernes por la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. (BLS, en sus siglas en inglés).

“Esta mejora en el mercado laboral refleja la continuada que reapertura la actividad económica que había sido ralentizada debido a la pandemia del COVID-19. La creación de empleo fue generalizada en marzo, liderada por los sectores de ocio y hostelería, la educación pública y privada, y la construcción”, subrayó el reporte.

Te puede interesar: Home office amenaza el futuro de Nueva York

La tasa de paro, que pasó de 3.5 por ciento en febrero a 14.7 por ciento de la fuerza laboral en abril, cuando tuvo un mayor impacto la pandemia de COVID-19, ha ido disminuyendo cada mes desde entonces y en los tres primeros del año se ha acercado a 6 por ciento, lo que indica la buena salud del mercado laboral en 2021.

El presidente estadounidense, Joe Biden, señaló en una intervención desde la Casa Blanca poco después de conocerse los datos de marzo que “en los dos primeros meses” de su administración se han creado más nuevos empleos que en los primeros de cualquier otra Administración en la historia”.

No obstante, reconoció que “aún resta un largo camino por recorrer” para volver a niveles prepandémicos.

Recuperados, 60 por ciento de los empleos destruidos por la pandemia

De los 22 millones de empleos perdidos durante la pandemia en EE.UU., se han recuperado ya 13 millones, lo que supone 60 por ciento.

“El ritmo de crecimiento en marzo ha sido extraordinario para niveles habituales, pero aún así no sería suficiente para volver a la normalidad hasta mayo de 2022”, explicó Jason Furman, economista del centro de estudios Peterson Institute.

Estados Unidos, el país más afectado del mundo por la pademia con más de 550 mil muertos por COVID-19, ha acelerado en las últimas semanas la vacunación, hasta alcanzar un ritmo diario de más de 3 millones de dosis administradas al día.

Biden ha asegurado que para mayo 90 por ciento de la población estará vacunada, y ha marcado el comienzo de julio como el inicio del regreso a la normalidad.

Economía disparada en 2021

Según las proyecciones de la Reserva Federal (Fed), la economía de Estados Unidos registrará un crecimiento de 6 por ciento en 2021 fruto del relanzamiento de la actividad, el levantamiento de las restricciones y la aprobación del tercer paquete de estímulo fiscal, aprobado en marzo, por valor de 1.9 billones de dólares.

Este nuevo rescate incluye transferencias directas para los ciudadanos, fortalecimiento y ampliación de los subsidios por desempleo, y ayudas a pequeñas y medianas empresas.

A ello se suma el arsenal monetario desplegado por la Fed, el banco central, que mantiene los tipos de interés cerca de 0 por ciento desde marzo de 2020 y realiza mensualmente multimillonarias inyecciones de liquidez a través de programas de compra de deuda.

Este jueves, en Pittsburgh (Pensilvania), Biden presentó su plan de inversión pública en infraestructura valorado en más de 2 billones de dólares, que se desembolsarán a lo largo de una década y que incluye más de 600 mil millones para modernizar la avejentada red de transporte y renovar la flota federal con vehículos eléctricos.

El plan engloba, asimismo, una partida de 400 mil millones de dólares, que tendrá como objetivo contratar a trabajadores para el cuidado tanto de personas mayores como con discapacidades.

Para sufragarlo, Biden propone una subida de impuestos, con un alza de la tasa impositiva a las empresas de 21 por ciento actual a 28 por ciento.

Publicidad