El peso mexicano cerró este viernes en 20.6 unidades por dólar estadounidense en el mercado interbancario, después de sufrir pérdidas a principios de la semana que pudo corregir parcialmente al final.

El dato implica una depreciación del 0.29 % respecto al pasado viernes, cuando la moneda latinoamericana consiguió recuperar terreno y se intercambió en 20,54 unidades por billete verde.

“La depreciación del peso fue un resultado directo de un fortalecimiento generalizado del dólar estadounidense, cuyo índice ponderado avanzó 0.73 % ante la amenaza de un estancamiento de la recuperación económica global durante abril”, explicó a Efe la directora de análisis económico de Banco Base, Gabriela Siller.

Te puede interesar: Cuatro gigantes tecnológicos chinos pierden 60,000 millones de dólares

La especialista destacó como factores de ese estancamiento económico “el resurgimiento de casos de coronavirus y la posibilidad de que se implementen nuevas medidas de confinamiento en grandes economías”.

Solamente tres divisas ganaron terreno en la semana, la húngara, la surcoreana y la india.

El tipo de cambio tocó en la semana un nivel mínimo de 20.53 y un nivel máximo de 20.97.

“La recuperación del peso mexicano hacia el cierre de la semana fue resultado de la decisión del Banco de México de mantener la tasa de interés sin cambios en 4 % luego de que la inflación de la primera quincena de marzo sorprendió al alza”, precisó Siller.

La inflación general anual aumentó de 3.54 % en enero a 4.12 % en la primera quincena de marzo y la subyacente de 3.84 % a 4.09 % en el mismo periodo.

La analista aseveró que la decisión del emisor de mantener los tipos de interés “eleva la expectativa” de que el Banco de México deje sin cambios la tasa durante todo 2021 “antes de comenzar un ciclo de alzas en 2022”.

Antes del estallido de la covid-19 en el país, en marzo de 2020, los tipos de interés estaban en el 7 %.

Publicidad