Ante inversionistas que se están tomando en serio el riesgo de la inflación, el peso mexicano inició la primera sesión de la semana con una depreciación de 0.33 por ciento frente al dólar, cotizando alrededor de 20.7569 pesos por dólar.

Tan sólo las posiciones netas especulativas del peso en el Chicago Mercantile Exchange (CME) cayeron el viernes a su peor nivel desde marzo de 2017 y acumuló 22 semanas consecutivas en contra del peso mexicano; es decir, apostando a su depreciación frente al dólar.

Los contratos de futuros del peso-dólar en la bolsa de derivados más importante del mundo se ubicaron en 35 mil 600 contratos negativos, cada uno por 500 mil pesos, el pasado viernes, su nivel más alto desde el 3 de marzo de 2017, cuando alcanzó los 45 mil 800 contratos contra la divisa nacional, según datos del CME.

Te puede interesar: Abordar causas fundamentales de migración es una prioridad: Biden en carta a AMLO

En medio de un día festivo en Estados Unidos, por el “Día de La Raza” (Columbus Day), el dólar se fortalece, toda vez que el petróleo prolonga el rally reciente y arranca la semana con fuertes subidas y en máximos de más de siete años con el WTI por encima de los 81 dólares por barril, acrecentando el temor a la inflación.

Ante el feriado en Estados Unidos se prevé una disminución en el volumen de las operaciones, principalmente en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), que arrancó la sesión de este lunes en terreno positivo.

El Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) avanza 0.13 por ciento, a 51 mil 205.22 puntos.

Los inversionistas están atentos a la inflación a nivel internacional, los cuales podrían marcar la dirección de la política monetaria.

Algunos acreedores de Evergrande están haciendo público que no han recibido el pago de los intereses que vencían hoy de sus bonos en dólares, por lo que el gigante chino habría vuelto a incumplir otro vencimiento, toda vez que va a seguir priorizando los pagos a los tenedores domésticos en yuanes.

Publicidad