El Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) no entrará en vigor en junio, como lo había programado la administración del presidente estadounidense, Donald Trump.

“Canadá está trabajando con Estados Unidos y México en regulaciones uniformes y trilaterales que se requieren antes de que el acuerdo pueda entrar en vigor para los tres países. Podemos mantenernos en contacto sobre una fecha precisa para la entrada en vigor”, dijo Alex Lawrence, portavoz de viceprimer ministro canadiense Chrystia Freeland, al medio estadounidense Politico.

La próxima fecha más cercana para que el T-MEC entre en vigor es el 1 de julio.

En particular, en Estados Unidos, al menos 30 días antes de la entrada en vigor del T-MEC, el Presidente debe notificar al Congreso de su país que ha determinado que las otras partes han tomado las medidas legales y reglamentarias necesarias para cumplir con sus compromisos en virtud del acuerdo.

Una vez que todas las partes hayan implementado esas medidas legales y regulatorias, el acuerdo entrará en vigencia “el primer día del tercer mes siguiente a la última notificación”.

En la víspera, 19 senadores, siete republicanos y 12 demócratas, pidieron al representante comercial de la Casa Blanca, Robert Lighthizer, retrasar la entrada en vigor del T-MEC.

“Le pedimos que demore la entrada en vigor propuesta para el 1 de junio y que trabaje con el Congreso y las partes interesadas para determinar una línea de tiempo más factible”, lo exhortaron, en una carta firmada este lunes.

La misiva fue firmada por el senador Chuck Grassley, republicano por Iowa y presidente del Comité Senatorial de Finanzas, y el senador Ron Wyden, miembro de mayor rango de ese mismo Comité, junto con sus compañeros John Cornyn, Debbie Stabenow, John Thune, Robert Menéndez, Richard Burr, Tom Carper, Rob Portman, Ben Cardin, Tim Scott, Sherrod Brown, Todd Young, Michael Bennet, Bob Casey, Mark Warner, Sheldon Whitehouse, Maggie Hassan y Catherine Cortez Masto.

Previamente, el 13 de marzo, varias organizaciones automotrices estadounidenses pidieron también postergar la puesta en vigor del T-MEC.

Las organizaciones argumentaron que todavía no se concluyen procesos de regulación en el sector y las empresas requieren además contar con ciertos certificados para obtener los beneficios arancelarios del tratado.

American Automotive Policy Council, la American International Automobile Dealers Association, Here for America, la National Automobile Dealers Association y la Motor & Equipment Manufacturers Association cuestionaron que los tres países aún no han emitido, incluso en forma de borrador, las reglamentaciones uniformes de las normas de origen automotriz.

Publicidad