Después de que el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) consolidó la apertura comercial regional, el Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) está en un proceso de afianzar la integración productiva entre los tres países.

Ambas tendencias fueron definidas así por Fernando Ruiz Huarte, director general del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior, Inversión y Tecnología (Comce), en una conferencia de prensa que dio este miércoles.

El más reciente ejemplo de esta integración productiva es la nueva política industrial anunciada el 20 de septiembre pasado por la Secretaría de Economía, en la que se seleccionó a cinco sectores estratégicos: agroalimentario; eléctrico-electrónico; electromovilidad; servicios médicos y farmacéuticos, e industrias creativas.

Anuncios

“Es parte de la negociación del T-MEC: pasar de un acuerdo trilateral a un acuerdo de integración regional”, dijo Ruiz Huarte.

Te puede interesar: ¿Le debes al SAT? Ramírez de la O advierte que Hacienda no perdonará ningún adeudo fiscal

La esta nueva política industrial se retroalimenta en parte con los acuerdos que México y Estados Unidos pactan en el Diálogo Económico de Alto Nivel (DEAN).

Paralelamente, el T-MEC contiene inversiones, trabajos y supervisiones en materia laboral y ambiental entre Estados Unidos y México y entre Canadá y México; regulaciones trilaterales que incrementan el contenido regional en las exportaciones automotrices para gozar de la eliminación de aranceles, y acuerdos entre Estados Unidos y Canadá y entre Estados Unidos y México en la nueva producción de semiconductores.

Publicidad