Pese a la percepción de que el mercado ha estado desanimado, las emisiones de deuda privada en Bolsa para costear proyectos o refinanciar deuda alcanzaron en octubre un máximo de 30 meses.

De acuerdo con estadísticas del área de deuda corporativa de Banorte, la emisión de bonos empresariales de mediano y largo plazo alcanzó un monto de 29 mil millones de pesos en octubre pasado a través de 11 colocaciones, lo que representó 3.4 veces lo emitido en el mismo mes del 2019 y alcanzó la cifra mensual más alta desde marzo del 2018.

Tania Abdul, directora del área en Banorte, explicó que el monto mensual del décimo mes de este año no se observaba desde marzo del 2018, —que fue el mes con el mayor monto emitido desde que se tenía registro en el 2004—.

Te puede interesar: Privados siguen ganando terreno a Pemex en el mercado de gasolina 

La especialista detalló que “en octubre se acentuó la recuperación en colocaciones de largo plazo, debido al impulso en emisiones de participantes cuasigubernamentales como son el Fondo Especial para Financiamientos Agropecuarios (FEFA) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE)”.

Y es que el FEFA realizó una emisión por diez mil millones de pesos; mientras que la CFE colocó diez mil millones, conformando el 69 por ciento del monto mensual emitido.

“Es importante mencionar que, salvo por FEFA, los recursos obtenidos por los emisores serán destinados al refinanciamiento de deuda existente, bancaria o bursátil, manteniendo bajo el nivel de deuda nueva, en línea con los altos montos vencidos en el mes y esperados para noviembre”, explicó Tania Abdul.

En cuanto a sobretasas de salida, describió Abdul, la mayor parte de los bonos colocados los concretaron emisores recurrentes de sectores defensivos, por lo que se ubican de acuerdo con lo esperado, con base en su curva de comparables.

La excepción fue la emisión de Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE) por 500 millones de pesos, que se subastó a un spread de 225 puntos base, por arriba de lo esperado, obedeciendo a los desafíos que enfrenta su sector.

Balance anual

En lo que va del año, la emisión de deuda privada de mediano y largo plazo en Bolsa ascendió a 98 mil 476 millones de pesos, aún lejos de los 116 mil 204 millones de pesos que sumó durante los primeros diez meses del 2019, lo que representa un descenso de 15.3 por ciento.

En el transcurso del segundo semestre del año se ha observado un cambio en la preferencia en los réditos, con una marcada inclinación por las emisiones a tasa fija, detentando al cierre de octubre el 50.9 por ciento de lo colocado en lo que va del año, precisó Abdul.

Le siguen las colocaciones a tasas revisables con el 39.2 por ciento de lo emitido, que habían mantenido la preferencia en la primera mitad del año, y el restante 9.9 por ciento a tasa fija real.

“Esta preferencia es atribuible a las expectativas de menores tasas de referencia; no obstante, no esperamos bajas adicionales por parte del Banco de México durante el 2020 y el 2021, por lo que consideramos que se podría observar un mejor balance en tasas”, anticipó la especialista.

Publicidad