Después de cuatro rondas de discusiones sobre el futuro del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), empresarios de México, Canadá y Estados Unidos coincidieron en mantener vigente este acuerdo por los resultados obtenidos en más de 20 años.

“Lo que tenemos que hacer es mantener el TLCAN y seguir peleando porque -creo- es una herramienta muy buena”, aseguró el representante empresarial del Cuarto de Junto en los trabajos para la modernización del acuerdo comercial tripartito, Moisés Kalach.

Con motivo de la Cumbre de Negocios, dijo que el sector agropecuario estaba solo en el tema del ejido antes de la entrada en vigor del TLCAN y “hoy es una potencia exportadora”, donde  México ha enviado 30 millones de dólares de productos agrícolas hacia Estados Unidos.

Frente a la posibilidad de restringir las importaciones de productos agrícolas en función de la estacionalidad, propuesta de Estados Unidos, el presidente de Kansas City Southern, Patrick Ottensmeyer, dijo que se hablado con grupos estadounidenses para hacerles saber la importancia de estas medidas.

“La ironía es que muchas de las organizaciones de agricultores, productores y empresas, con negocios en las regiones de cultivos y granos, votaron por (Donald) Trump”, refirió el empresario, al comentar que 47 por ciento de sus granos se venden a México y otros mercados del mundo.

“Debemos continuar educado a este para que conozcan los beneficios del acuerdo y tener una despectiva más amplia”, al dejar al lado aquella intención de solo reducir el déficit y “tratar de obtener lo mejor de la relación comercial”.

Subrayó en acelerar el acercamiento para “conectar con ellos” antes de concluir la renegociación del TLCAN. “Es importante mantener la alianza comercial unida porque, fuera de los intereses nacionales, tienen mucha fuerza a nivel global y no podemos permitir que se destruya”.

Tal vez de esta manera, indicó, el presidente estadounidense tenga una perspectiva más amplia y acepte que con el acuerdo trilateral hemos hecho una “buena mejora y todavía hay espacio para mejorar”.

De no conseguirlo, Kalach recordó que las empresas que conforman la Cámara de Comercio estadounidense, irán hasta las últimas consecuencias e incluso impugnarán ante la Corte de su país.

“El mensaje que queremos dar es el modernizar el TLCAN, no destruirlo ni dar pasos atrás”, insistió Ottensmeyer, quien acotó que las exportaciones a México permitieron crear cinco millones de empleos y, de no continuar, estarían en riesgo este rubro y no se resolvería el déficit.

Al respecto, el ex primer ministro de Québec, Jean Charest, afirmó que México resulta un país atractivo para generar oportunidades de negocios por sus casi 120 millones de habitantes, y aseveró que su país, como el territorio mexicano, busca diversificar su comercio porque 70 por ciento es con Estados Unidos.

Bajo esta visión, manifestó el empresario: “Nosotros estamos interesados en estas renegociaciones, queremos hacer lo mejor para que funcione y estemos en esta región comercial, en vez de separarnos”.

Añadió que Canadá busca trabajar en relaciones multilaterales y tiene la intención de encontrar los temas en común, como la energía que es un tema que los tres países debería consolidar.

Publicidad