Previo a la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, el peso vivió momentos de incertidumbre; sin embargo, y contra todo pronóstico, la moneda mexicana ha conseguido sobreponerse a esta situación, convirtiéndose en la divisa con mejor desempeño en el mundo desde el pasado 20 de enero.

En las últimas dos semanas, el peso mexicano recuperó 5 por ciento de su valor tras la caída a su mínimo histórico durante la toma de posesión de Trump. Durante este periodo los altibajos en su cotización frente al dólar han sido constantes.

Tras cada declaración de Trump, la moneda nacional ha registrado un ligero descenso, pero hasta el momento también ha corregido de forma inmediata. “El mercado ya había descontado los tuits de Trump”, indicó Jan Dehn, jefe de análisis de Ashmore Group.

Por su parte, Bill Gross, referente en el mercado mundial de bonos, advirtió sobre la “preocupación” de un dólar tan fuerte en el futuro de la economía estadounidense, además de afirmar que el peso está “infravalorado”. La Reserva Federal mantuvo este jueves los tipos de interés, provocando la depreciación del dólar frente a las divisas internacionales.

A unos días de la toma de posesión de Trump, la agencia de información financiera Bloomberg señaló que el peso mexicano se ubicaría a finales de 2017 como la segunda divisa en el mundo con la mayor recuperación, luego que ha perdido poco más de 31 por ciento de su valor en los últimos dos años.

“El peso debe apreciarse en el futuro y, aunque hay incertidumbre en el camino y el riesgo es alto, también lo es la recompensa”, escribieron analistas de BNP.

El optimismo promedio de los analistas parte de la noción de que, incluso si la tensión entre México y Estados Unidos aumenta debido al muro fronterizo y a las medidas comerciales, el peso se encuentra subvaluado y los fundamentos financieros de México son sólidos.

Publicidad