El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), advirtió que aunque algunas variables económicas mostraron mejoras en junio, no se puede decir que la economía ha entrado en un proceso de recuperación.

El organismo afirmó que el ambiente actual de creciente desconfianza, incertidumbre, inseguridad e impunidad, junto con la renuencia del gobierno a cambiar sus estrategias, no puede ser la base de un escenario optimista de recuperación.

El CEESP, aseveró que en la víspera de la presentación de los Criterios Generales de Política Económica y el Presupuesto de Egresos para 2021, un entorno como este implica retos significativos.

Explicó que con un menor crecimiento la capacidad recaudatoria del gobierno federal se reduce, ante una necesidad de recursos públicos creciente para cubrir por un lado las prioridades del gobierno en materia social, los proyectos insignia y la urgencia de la sociedad de evitar que se acentúa la crisis sanitaria.

Te puede interesar: Sin cambios, gobierno de AMLO será un sexenio sin crecimiento: CEESP

A pesar de la inminente caída de los ingresos corrientes, hay formas mediante las que se puede evitar un desequilibrio excesivo o preocupante de las cuentas fiscales.

Por ejemplo, está el remanente de operación del Banco de México del 2020 y lo que pueda quedar después de su uso en este año, del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestales (FEIP), y de los recursos de fideicomisos que se extingan.

Además, se podría recurrir a un déficit prudente, lo que posiblemente no sería preocupante para las calificadoras de crédito y para los mercados financieros.

Publicidad