Uno de los sectores más golpeados durante el primer semestre de año fue la industria turística, pues a raíz de la emergencia sanitaria y la Jornada Nacional por la Sana Distancia, el mundo vio reducidas sus oportunidades de viajar.

En dicho contexto, el secretario de Turismo, Miguel Torruco Marqués, reveló que del primer mes y hasta junio de 2020 ingresaron al país 13 millones de turistas internacionales, lo que confirma una disminución del 41.2% comparado con el mismo lapso de 2019.

Pero la industria de las aerolíneas también sufrió un importante golpe a su economía, pues Torruco detalló, además, que durante el primer semestre arribaron a México 4.9 millones de turistas de internacionales por vía aérea, lo que representa una baja de 53.1%.

Por otra parte, informó que durante los primeros seis meses del año el Producto Interno Bruto disminuyó 10.5%, mientras que las actividades primarias aumentaron 0.3% las secundarias cayeron 14.7% y las terciarias, donde se incluye al sector turístico, disminuyeron 8.4%.

En esta realidad, aseguró también que el gasto medio de estos visitantes en México fue de 1031.6 dólares (alrededor de 22,983.11 pesos), lo que significaría un leve incremento de 1%.

Añadió que para este periodo enero-junio se estimó un consumo turístico de 734,628 millones de pesos, lo que significa una reducción de 54.3%, comparado con el mismo lapso de 2019.

Acerca de las negocios hoteleros, Torruco aseguró que la llegada de turistas, tanto nacionales como internacionales, a cuartos de hotel, se estimó en 50.8 %; es decir, hubo una caída de hasta 31.9 millones de visitantes en comparación con el año pasado.

Indicó también que para el primer semestre de 2020 se tiene una estimación de 98,367 millones de pesos de consumo por hospedaje tradicional y segundas residencias, equivalente a una caída del 54.1%, en comparación con el año pasado.

Te puede interesar: México perdería hasta 5 millones de empleos en el turismo por Covid-19

En lo que concierne específicamente a la llegada de ciudadanos provenientes de los Estados Unidos por vía aérea, se registró una disminución de 55.2% con un total de dos millones 506 mil pasajeros. La mayoría, informó a través del comunicado, lo hizo con destino a Cancún.

Por otra parte, los turistas canadienses mostraron una baja en sus llegadas al país de hasta el 38.7% durante enero-junio. Confirmó que el arribo por aviones provenientes de Canadá fue de 886 mil 99 pasajeros. Principalmente también llegaron hasta el aeropuerto de Cancún, pero en segundo lugar se ubica el aeropuerto de Puerto Vallarta.

El secretario de turismo indicó, por último que en el panorama global, la Organización Mundial del Turismo (a través del Barómetro publicado más recientemente) estima que entre enero y mayo de 2020, se registraron hasta 300 millones de turistas menos y una pérdida de ingresos de 320 mil millones de dólares por turismo internacional en todo el mundo.

Precisó que el saldo positivo de la Balanza Turística por viajeros internacionales se ubicó en cuatro mil 323 millones de dólares en enero-junio de 2020. Es decir, en el panorama mundial hubo una crisis de cuatro mil 79 millones de dólares menos que en el primer semestre de 2019 y una reducción del 48.5%.

En este contexto, prestadores de servicios turísticos y transportistas turísticos se manifestaron durante los primeros días de agosto de 2020 en calles aledañas al Monumento a la Madre, Ciudad de México. Demandaron al gobierno la falta de apoyos económicos ante la difícil situación que enfrenta el sector, provocada por la pandemia de Covid-19.

A lo largo de los últimos meses se han presentado varias manifestaciones de trabajadores del sector turístico, tanto en el centro de la Ciudad de México como en algunas salidas carreteras importantes, así como en otros estados de la república donde el turismo representa una actividad económica importante, como Guerrero.

La Secretaría de Turismo (Sectur) ha implementado ya algunos programas federales de apoyos, algunos en conjunto con la Asociación de Bancos de México (ABM), pero estos atienden principalmente al sector hotelero, dejando desprotegidos a los guías de turismo y transportistas independientes cuyos ingresos dependen de la llegada diaria de turistas.

Publicidad