Ainicios de año, Eduardo Zamora comenzó formalmente su negocio de venta de bolsas, bisutería y ropa femenina, dio el salto del tianguis y contrató dos vendedoras. Todo marchaba bien e incluso planeaba abrir otro local a mediados de año, pero la pandemia lo impidió.

“Bajamos cortinas por cinco meses, casi seis, aunque seguía vendiendo en Facebook, pero las rentas y servicios seguían. Los sueldos de las vendedoras se redujeron con la promesa de recompensarlo. Aunque reabrimos, las ventas no daban y era difícil seguir con los gastos. A finales de noviembre quité el negocio”, manifestó.

La empresa de Eduardo es una del millón 10,857 de negocios que bajaron sus cortinas por la pandemia de Covid-19. De acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, de las 4.9 millones de unidades económicas registradas en el Censo Económico del 2019, se calcula que 21% desapareció.

Te puede interesar: Caen 49.2% los ingresos del Fondo Mexicano del petróleo 

Sin embargo, se crearon 619,443 negocios, que representan casi 13% de los establecimientos, una disminución de 8 por ciento. Con esto, se tiene un total de 4.5 millones de unidades económicas en el país, de acuerdo a la Encuesta sobre el Impacto Generado por Covid -19 en las Empresas (ECOVID-IE) y el Estudio sobre la Demografía de los Negocios 2020 (EDN).

El mayor número de cierres se registró en establecimientos de servicios privados no financieros (24.92%), comercios (18.98%) y manufacturas (15 por ciento).

De continuar operando con el mismo nivel de ingresos como hasta ahora, sólo 46% de los micronegocios y 47% de las pequeñas y medianas empresas sobrevivirán de tres a 12 meses, reveló el EDN.

Asimismo, indica que sólo 16% de los micronegocios y 10% de los pequeños y medianos vivirá tres meses.

Para José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, estos negocios creados tienen carácter de subsistencia, que “representa una afectación al mercado laboral, a la capacidad de generar empleo, sobre todo formal, y también afecta la capacidad de generar inversión y crecimiento económico”.

Añade que ya no se presentarán cierres de negocios tan abruptos, pero sí parciales o de sucursales después de las ventas de cembrina.

Venta en línea

Una de las principales medidas adoptadas para 49% de las microempresas y 46% de las pequeñas y medianas, ha sido el e-commerce, mientras que las grandes solo suman 37 por ciento.

Los micronegocios han sido más resilientes, el 33% oferta nuevos bienes y servicios, a diferencia de 16% de las grandes empresas.

Eduardo es uno de ellos, el stock que tiene lo promueve en redes sociales y aunque sus vendedoras fueron liquidadas y se les devolvió el sueldo pendiente tuvo que recurrir a ahorros y préstamos. También comenzó a vender artículos de protección como cubrebocas, gel antibactetial, caretas y otros accesorios.

“Es la forma más viable ahorita para recuperar ganancias. Había invertido mucho en el negocio, sentí que ahora estaría mejor pero llegó esto (la pandemia). Ahora sólo me enfoco en recuperarme”.

En esta situación también se encontró la marca Loly in the Sky, que el 3 de noviembre, su fundadora Lorena Vázquez, anunció el cierre de sus tiendas físicas.

La marca abrió su primer local en el 2013 y logró 11 sucursales, pero ahora, sólo venderán en línea, Amazon y en tiendas Liverpool.

Falta de apoyos

ECOVID-IE también muestra una reducción en los apoyos. En una primera encuesta realizada en abril, 7.8% de las empresas tuvo algún tipo de apoyo, que bajó a 6% en agosto. Las empresas solicitan más apoyos fiscales (60%), aplazamientos de pago a crédito (40%), transferencia de efectivo (34%) y acceso a nuevos créditos (30%).

Gabriella Siller, directora de Análisis Económico en Grupo Financiero BASE señaló que para evitar el cierre de más negocios se necesita una política fiscal contracíclica que abarque el aplazamiento del pago de impuestos y al Infonavit.

“Se necesita mayor gasto de gobierno enfocado en proyectos de infraestructura a corto plazo, en los estados y sectores donde se han perdido más empleos”.

No le preocupan cifras a AMLO

Durante su conferencia de prensa matutina, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador señaló que aunque no conoce el estudio del Inegi, no le preocupan las cifras porque él tiene “otros datos”.

“Yo tengo información de que nos se nos ha caído el consumo, de que estamos recuperando los empleados, no hay carestía de la vida, no hay devaluación del peso, no nos hemos endeudado, no han aumentado los impuestos”.

El mandatario precisó que la crisis económica es el segundo reto más difícil para la administración, pero se muestra optimista porque el país está saliendo de la etapa más complicada.

Cambio de estrategia

Punto Focal es la marca de ópticas de Gerardo Flores, que comenzó hace seis años y que tiene tres sucursales: Centro de la Ciudad de México, la colonia Roma y Querétaro. Por la pandemia, cerraron cinco meses excepto en la Roma.

“Las ventas se enfocaron en la Roma y aunque era el único punto, las ventas totales bajaron 30 por ciento”. Además la empresa aumentó su presencia en redes sociales y lanzó promociones.

En la sucursal del Centro Histórico, ubicada en un establecimiento con otras ópticas, vio la desaparición de al menos nueve negocios que no resistieron, a pesar de que bajaron mucho sus precios.

Para Gerardo, su estrategia ha sido tener un buen control de gastos, sin endeudamientos y respaldo financiero.

Publicidad