Los ingresos presupuestarios comenzaron a mostrar signos de debilidad derivado de la menor actividad económica, lo que implicó que las finanzas públicas registraran un “boquete” fiscal de 222 mil millones de pesos al mes de mayo, debido a que no se alcanzaron los ingresos aprobados por el Congreso para dicho periodo, alertó el think tank México Evalúa.

Te puede interesar: Se registran incumplimientos en mercado de deuda por virus

Mariana Campos, coordinadora del programa de Gasto Público y Rendición de Cuentas, indicó que los ingresos presupuestarios sumaron 2.196 billones de pesos durante los primeros cinco meses de 2020, lo que representó un rezago de 5.2 por ciento respecto de la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) 2020, aunque si se observan solo los ingresos petroleros, el rezago es de 51.4 por ciento respecto de lo aprobado.

“Ese 5 por ciento en números se traducen en un faltante de ingresos de 120 mil millones de pesos en el acumulado enero a mayo, pero desagregado, realmente el boquete fiscal ha sumado 222 mil millones de pesos que es por ingresos petroleros y tributarios”, indicó.

En conferencia virtual, Campos señaló que en el periodo de referencia los ingresos no tributarios y no petroleros tuvieron un aumento, es decir, ingresos provenientes de aprovechamientos como fideicomisos, sin embargo, estos no fueron suficientes para compensar el faltante.

Publicidad