Para este 2020, las políticas públicas basadas en proyectos innovadores pueden incentivar la renovación inmobiliaria y el dinamismo de sectores como la vivienda e infraestructura. Por esto, Propiedades.com hizo un análisis de lo que les depara a ambos este año.

El portal inmobiliario tomó como referencia su base de datos y con base en ello estimó que este año la vivienda, a nivel nacional, tendrá un alza de 12.6 por ciento.

A diciembre de 2019, el valor por metro cuadrado de las casas se ubicó en 14,000 pesos y para este año se estima que sea de 15,036 pesos. Por esta razón, el incremento esperado es de 7.4 por ciento.

Respecto a los departamentos, en el doceavo mes del 2019, el precio por metro cuadrado fue de 31,321 pesos y para el 2020 se pronostica que llegue a los 33,304 pesos. Por lo cual el alza calculada es de 6.3 por ciento.

Por otro lado, Fernando Soto-Hay, director general de Tu Hipoteca Fácil, explica que debido a que en 2019 hubo poca construcción de vivienda y que algunas familias pospusieron la compra, este año serán las primeras en integrarse al mercado.

“Conforme esas personas vayan regresando al mercado, la oferta se va a ir contrayendo. Entonces, una oferta limitada y una demanda importante pueden dar pie a que los precios se mantengan o que incluso suban en algunas zonas de forma considerable”, comentó el experto.

El papel del Infonavit y Fovissste

Desde el 2019 el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) anunció dinámicas para que los derechohabientes puedan acceder a una vivienda nueva o liquidar su préstamo en menos tiempo. Esta política sigue en pie en 2020.

Para Leonardo González, analista real estate en Propiedades.com, el Infonavit es el jugador más importante del sector hipotecario, por lo cual, las prestaciones que otorgue a los trabajadores serán clave para el desarrollo de la vivienda del país.

Un programa que inicia en febrero de 2020 es Unamos Créditos, el cual consiste en que dos personas sin relación jurídica unan sus créditos. Es decir, padres con hijos, entre hermanos, amigos, parejas del mismo sexo o que vivan en unión libre.

Para acceder a él, los interesados deben tener un mínimo de dos años de relación laboral continua.

Al respecto, Federico Sobrino, consejero del Instituto de Administradores de Inmuebles, explicó que por ahora únicamente dos personas pueden unir sus préstamos, pero el objetivo es ampliarlo a cinco integrantes.

Sin embargo, al no ser necesario un vínculo jurídico entre los derechohabientes, el experto alertó sobre posibles problemas de morosidad, abandono e invasión de vivienda que puedan presentarse en el Infonavit.

En tanto, en el Fondo de la Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios de los Trabajadores del Estado (Fovissste) seguirán en marcha los cuatro programas que lanzaron con antelación, que son: Tu casa en la ciudad, La caravana de la vivienda, Acuerdo y queda y Fovissste para todos.

¿Y la infraestructura?

De acuerdo con Leonardo González, obras como el aeropuerto en Santa Lucía, la refinería en Dos Bocas o el Tren Maya dotarán de infraestructura al país y fungirán como columna para acelerar el desarrollo económico y potenciar el crecimiento regional.

Es por ello, que en noviembre de 2019 se anunció el Acuerdo Nacional de Inversión en Infraestructura, mismo que se pondrá en marcha este 2020.

El objetivo que a través de la infraestructura se fomente el desarrollo incluyente y se brinden oportunidades a las regiones que están en rezago.

Este plan contempla la creación de proyectos en materia de telecomunicaciones, carreteras, ferrocarriles y trenes suburbanos, puertos, aeropuertos, agua y saneamiento, clínicas y hospitales, turismo y energía.

La idea es que para este 2020 se realicen 15 obras carreteras, tres en ferrocarriles y trenes suburbanos, 15 para puertos y 17 en aeropuertos, por un monto de 431,318 millones de pesos.

Además, de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación para el ejercicio fiscal en 2020 este año se busca impulsar la infraestructura en sur y sureste de México a través de la construcción del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec (CIIT).

Con ello se conectarán los puertos de Coatzacoalcos, Veracruz y Salina Cruz, Oaxaca, para el transporte de mercancías.

En el mismo documento se señala que la construcción del Tren Maya y los ferrocarriles del Istmo y Chiapas-Mayab son parte de la estrategia para conectar el sur del país con el centro y el norte.

Para Leonardo González todos estos proyectos darán pie a un desarrollo residencial basado en innovación y beneficios de largo plazo. Para él es importante que haya transparencia de los avances y monitoreo de cada una de estas obras, tema que abordará durante su participación en Congreso SIME (Salón Inmobiliario Internacional de México) este 12 de mayo 2020 dentro del panel “Panorama del Desarrollo Inmobiliario desde la economía del país”.

Publicidad