La aprobación de la reforma sobre subcontratación laboral por el Congreso, enviada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, representa una “estocada” a los abusos cometidos en contra de trabajadores y la evasión de impuestos, aseguran especialistas en derecho laboral.

El ‘outsourcing’, como también se le conoce a esta modalidad de trabajo, fue promovido originalmente bajo el argumento de que iba a colocar a México en las “grandes ligas de la globalización”, poniendo al día su regulación en materia de trabajo.

Las empresas reducirían sus costos y aumentarían sus niveles de productividad, generando un círculo virtuoso a favor del crecimiento de la economía. Un esquema que, además, haría más fácil conseguir empleo gracias a una mayor “flexibilización” del mercado laboral.

Te puede interesar: La Cámara de Diputados de México aprueba reforma a la Ley de Hidrocarburos

Sin embargo, las desventajas de esta modalidad de trabajo superan sus ventajas. Derechos fundamentales de los trabajadores se dejaron de lado. Bajo el ‘outsourcing’ no existen la estabilidad en el empleo ni las prestaciones laborales (seguridad social y derecho a la vivienda).

Los trabajadores tampoco pueden generar antigüedad, pues se les hace firmar contratos temporales y, en muchos casos, no participan en el reparto de utilidades de las empresas.

En tanto, el Estado carga con parte de los daños, pues a través de la evasión de impuestos las empresas de ‘outsourcing’ dejan un boquete en el presupuesto. De ahí que, una reforma orientada a modificar las reglas de una modalidad de trabajo que ha beneficiado sobre todo a grandes empresas, haya enfrentado resistencias antes de su aprobación definitiva.
Camino cuesta arriba

Aprobada la semana pasada por la Cámara de Diputados, la reforma para regular el ‘outsourcing’ enfrentó no pocos obstáculos a su paso. Desde 2019 diputados del Partido del Trabajo (PT) presentaron una propuesta para poner un alto a las “malas prácticas” de las empresas, sin embargo, no encontraron eco en sus aliados del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena).

Napoleón Gómez Urrutia, senador por Morena, presentó también una iniciativa sobre la materia ese mismo año, pero tampoco logró que llegara al pleno. Así las cosas, no fue sino hasta noviembre del año pasado, cuando la iniciativa del presidente López Obrador, una reforma en materia de subcontratación laboral, tomó relevancia.

Publicidad