Mientras que en Estados Unidos y Canadá la reapertura de la actividad económica ya permitió generar empleos en meses, en México las cifras del mercado laboral siguen presentando cifras negativas.

En el país se perdieron 82 mil plazas durante junio, según informó recientemente el presidente Andrés Manuel López Obrador. Con esta cifra sumaron cuatro meses consecutivos con caídas en el empleo formal, medido con el número de trabajadores registrados en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS). En este lapso, la reducción de la planta laboral suma un millón 112 mil.

“Cerramos junio con solo 82 mil empleos perdidos en los inscritos en el Seguro Social, cuando en abril se perdieron 555 mil. O sea, ya tocamos fondo y vamos hacia arriba, vamos a salir adelante”, señaló el presidente en su conferencia matutina del pasado jueves.

El impacto en el empleo ha sido más severo en el país, ya que acumula cuatro meses con caídas, mientras que en sus socios del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) solo en dos meses se reportaron saldos negativos.

“Los empleos se crean por medio de la inversión, ya sea pública o privada. Para el caso de la pública, no habrá en México porque el gobierno tiene una visión de austeridad y los recortes presupuestales siguen”, señaló Amín Vera, analista de Black Wallstreet Capital.

Añadió que, “por su parte, el sector privado ya tenía una tendencia a la baja desde antes del coronavirus, por cuestiones macroeconómicas, malas proyecciones en la actividad económica y la cancelación de proyectos, y si le sumamos que México es el segundo país con más contagios en América Latina será muy difícil la creación de plazas”.

En tanto, las economías de Estados Unidos (EU) y Canadá mostraron nuevos signos de fortalecimiento en el mercado laboral, después de registrar caídas históricas provocadas por la crisis sanitaria del COVID-19 y sus medidas para contenerlo.

Durante mayo y junio se crearon 7.49 millones de puestos de trabajo en Estados Unidos; se trató del mayor avance desde que el gobierno empezó a tomar registros, en 1939, y además las cifras han rebasado los pronósticos de los analistas.

Esta cifra representa el 34 por ciento de los empleos que se perdieron en los dos meses previos. De acuerdo con los registros del Departamento de Trabajo estadounidense, la nómina no agrícola en abril disminuyó en 20.8 millones lo que representó su mayor caída en la historia de este indicador. En marzo la pérdida de empleos fue de 1.37 millones.

En el sexto mes del año, la tasa de desempleo en EU fue de 11.1 por ciento, menor a la registrada en abril, de 14.7 por ciento, una de las más altas en la historia de este país.

La recuperación del empleo se dio después de la reapertura de algunas actividades económicas, aunque un aumento de los casos confirmados del coronavirus amenaza con un nuevo confinamiento.

“Estados Unidos ha recuperado alrededor de un tercio de sus pérdidas de empleos, aunque el aumento de los casos de COVID-19 sugiere que podría ser más difícil obtener una mayor recuperación”, indicaron analistas de Barclays.

Recuperación más lenta en Canadá

Canadá presentó una recuperación en la creación de empleo desde mayo, al sumar 290 mil puestos, su mayor alza desde que se inició la serie, es decir 1977.

Esta cifra representa apenas el 10 por ciento de las 3 millones de plazas que se perdieron en los meses previos. Sin embargo, analistas estiman que para junio se recuperen 700 mil empleos, lo que implicaría que en los dos meses se incorporaron al mercado laboral 990 mil, el 33 por ciento de las plazas perdidas.

“Canadá creó alrededor de 290 mil empleos el mes pasado. Esta cifra depende críticamente de la fracción de los que no trabajaron horas en mayo, pero dijeron que estaban empleados y finalmente volverán a su trabajo. En este momento no se cuentan como desempleados y por lo tanto, no es un trabajo perdido”, indicó en un reporte Derek Holt, jefe de economía y mercados de capital de Scotiabank.

“Necesitamos ver qué pasa con estas personas a lo largo del tiempo, y cabe señalar que incluso en una recesión ‘normal’, el empleo suele ser un indicador rezagado”, agregó.

“La reversión de los empleos en estos países (EU y Canadá), fue debido a la reapertura de algunas empresas y negocios… El daño en el mercado laboral es significativo, por lo que la recuperación será en el largo plazo”, mencionó Marcos Arias, analista económico de Monex.

Indicó que, “sin duda, el motor de crecimiento económico en estos países es el consumo, dada la estrecha relación que tiene con la tasa de desempleo, tendrá repercusiones económicas importantes, a pesar de mantener el aumento en el empleo tomaría hasta el 2021 recuperar los trabajos perdidos”.

Publicidad