Las dudas que generan los ingresos petroleros y tributarios proyectados para el 2021 y las presiones al gasto que podría haber por ser año electoral, ‘tambalean’ las principales metas fiscales para 2021, como es conseguir un equilibrio primario de cero por ciento y reducir la deuda pública a un nivel de 53.7 por ciento del PIB, advirtieron expertos.

Héctor Villarreal, director general del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), señaló que cuando una economía se contrae a niveles de 8 o 10 por ciento y la gran parte de su gasto está comprometido, como es el escenario para el país, es entendible que haya un déficit primario moderado, ya que eso funciona como estabilizador si no se cumplen los objetivos de ingresos o gasto.

Te puede interesar: Cambios en el IEPS a bebidas alcohólicas generarían 25,000 millones de pesos 

“Hay literatura que dice que los déficits primarios son buenos porque funciona como un estabilizador automático, pero pareciera que la obsesión del presidente es muy fuerte. Puede ser que en el 2021 nos vayamos a un pequeño déficit primario”, estimó.

Focos

-Hacienda planteó un equilibrio primario de 0.0% del PIB para 2021, lo que es una mejora respecto de lo previsto en Pre-Criterios, cuando se estimó un balance primario negativo de -0.6% del PIB.

-Para 2021 se proyectan ingresos presupuestarios 3% menos real respecto de lo aprobado para 2020, y un gasto público inferior en 0.3% real respecto del Presupuesto de este año.

Félix Boni, director de Análisis de HR Ratings, consideró que los ingresos tributarios previstos para el 2021 parecen ‘agresivos’ dado el entorno económico, un escenario que debe sumarse al margen estrecho que hay en las finanzas públicas que quiere Hacienda para el siguiente año.

“El superávit primario que están suponiendo está basado en una recaudación tributaria agresiva en el contexto actual, entonces, la pregunta es si eso (superávit primario) está quitando demasiada liquidez y demasiados recursos de la economía”, mencionó.

Carlos Rodríguez Pueblita, director de la consultora PonderaLab, indicó que una de las principales metas del Paquete Económico es lograr que el balance primario sea cero, no obstante, “evaluamos que la viabilidad de lograrlo es limitada debido a que se estiman ingresos presupuestarios menores en -0.5 por ciento en términos reales respecto al 2020 y a que el ciclo electoral generará presiones al gasto público”.

Publicidad