La adopción de criptomonedas en el mundo ha aumentado a medida que la confianza en las instituciones financieras ha caído, pero ésta tecnología aún le falta mucho camino por recorrer, concluye el estudio “Cryptocurrencies and the Future of Money”, publicado por el Center for the Governance of Change (CGE) de IE University.

La falta de confianza en las instituciones financieras fomenta el uso de criptomonedas en el mundo. Este es una de los principales hallazgos del informe “Cryptocurrencies and the Future of Money”, publicado por el Center for the Governance of Change (CGE) de IE University.

El uso de criptomonedas en el mundo ha ganado terreno y se ha visto como una alternativa a los sistemas financieros tradicionales a medida que ha aumentado la desconfianza en estas instituciones desde la crisis financiera del 2008.

En países como Argentina, España, Alemania, México y Francia se considera que el gobierno no ha tomado las acciones necesarias para regular al sector bancario desde la crisis financiera. Brasil y el Reino Unido se encuentran del otro lado de la moneda, mientras que en Estados Unidos las opiniones están divididas. Estas brechas generadas por la baja confianza de los bancos centrales abre la posibilidad a la adopción de nuevas tecnologías como las criptomonedas.

La investigación realizada por el Center for the Governance of Change (CGC) de IE University se enfocó en ocho países (Alemania, Argentina, Brasil, España, Francia, México y Estados Unidos), en los que se preguntó cómo entienden los ciudadanos las criptomonedas y el nivel de confianza en las diferentes instituciones para emitir y gestionar el dinero.

El panorama de América Latina sobre la adopción de criptomonedas no es el mismo que en Europa y Estados Unidos. Los países de América Latina muestran una mayor apertura a la adopción de criptomonedas en la medida que existe menor confianza sobre los bancos centrales y las instituciones financieras. En los países europeos, los bancos centrales de Francia, Reino Unido y Alemania tienen un nivel de confianza por arriba del 50%; mientras que en Estados Unidos, la Reserva Federal posee un nivel de confianza de 45 por ciento.

En México, la banca comercial tiene un nivel de confianza mayor (47%) que el Banco de México, mientras que el gobierno posee un nivel de confianza de 7 por ciento.

Adopción de criptomonedas

En México, Argentina y Brasil, la poca adopción de criptomonedas se ha dado por un desconocimiento de cómo adquirir esta tecnología y no por una falta de interés.

La mayoría de los encuestados en Europa y Estados Unidos considera que el alto riesgo que conllevan las criptomonedas los aleja de esta tecnología por su alto potencial de riesgo.

Según los resultados de la encuesta, 27% de los brasileños encuestados poseen actualmente criptomonedas, mientras que en Argentina la proporción es de 20% y 18% para México. España, con 13%, es el país europeo con más propietarios de criptodivisas. Los países con menos propietarios de criptodivisas según el CGE son Estados Unidos (11%), Reino Unido (8%), Alemania (8%) y Francia (7 por ciento).

78% de los mexicanos encuestados estaría dispuesto a comprar una criptomoneda. Para Argentina esta proporción sube a 79% y para Brasil se encuentra en 75 por ciento.

En los países europeos, los españoles (con 49%) son los más dispuestos a utilizar criptomonedas. Le siguen los británicos con 36% los franceses, 32% para los británicos y 29% para los alemanes. En Estados Unidos, sólo 33% de los ciudadanos encuestados consideraría utilizar una criptomoneda. Los países con mayor aceptación a los bancos centrales y las instituciones financieras comerciales están menos abiertos a adoptar estas tecnologías.

Uno de los principales problemas sobre la falta de adopción de las criptomonedas se ha dado porque hasta ahora estas tecnologías no son consideradas como dinero y no han logrado cumplir los objetivos planteados por sus desarrolladores de sustituir a los intermediarios en el movimiento de dinero.

De los mexicanos que respondieron que no poseen criptomonedas, 22.4% aseguró que las criptodivisas son activos muy riesgosos, 19.8% consideró que no son útiles para realizar compras y un 15% dijo que las criptomonedas no ofrecen una ventaja sobre el dinero existente.

Mike Seiferling, quien dirigió la investigación de este estudio del Center for the Governance of Change (CGE), aseguró que “aunque la innovación contribuye a que las monedas digitales sean candidatas factibles para sustituir al dinero tradicional y crear beneficios para los usuarios en grandes volúmenes de transacciones (…) a las criptodivisas todavía les queda un largo camino por recorrer antes de que puedan competir, por no hablar de superar, a las formas tradicionales de dinero respaldadas por los bancos centrales y comerciales”.

Publicidad