La emisión está prevista por 425 millones de dólares -casi 8,000 millones de pesos- y se realizará en cuatro tramos.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) colocará un bono catastrófico para hacer frente a los daños ocasionados por terremotos y huracanes, con una cobertura nacional durante cuatro años.

Esto porque la probabilidades de ocurrencia e intensidad de los ciclones han venido en aumento, aunado a la experiencia de los temblores de alta intensidad en 1985 y 2017.

La emisión está prevista por 425 millones de dólares -casi 8,000 millones de pesos- y se realizará en cuatro tramos.

Señaló que el primero consiste en un monto de 125 millones de dólares para terremotos más intensos, de entre 7.2 y 8.6 grados; una pérdida esperada de 0.9% y una profundidad máxima de 120 kilómetros.

Otros 100 millones de dólares serán destinados para la cobertura ante terremotos menos intensos, con una pérdida esperada de 5.78%, una intensidad entre 6.9 y 8.1 grados y una profundidad máxima de 120 kilómetros.

Refirió que el tercer tramo corresponde a la cantidad de 100 millones de dólares para ciclones en la costa del Océano Pacífico, con una pérdida esperada de 4.06 por ciento.

El cuarto es por 100 millones de dólares para ciclones en las costas del Golfo de México y el Caribe, con una pérdida esperada de 5.61%, apuntó.

La dependencia federal explicó que los también llamados “CatBond” tienen una vigencia de cuatro años y cubre a la totalidad del territorio nacional, incluso partes de Estados Unidos, Guatemala y Belice cuando los desastres generan pérdidas en territorio nacional.

Subrayó que el esquema de pagos permite una recuperación proporcional al desastre con respecto al modelo anterior, que contemplaba un pago total o ausencia de pago.

“La estructura de pagos permite capturar mejor el valor de los daños que potencialmente provocan estos desastres naturales”, expuso.

Además, refirió que el bono contiene elementos de sostenibilidad. “Esto lo hace más atractivo para inversionistas institucionales preocupados por el cambio climático, subrayó.

“Esperamos que estos eventos no sucedan, pero estaremos preparados en caso de que ocurran”, enfatizó el titular de la SHCP, Arturo Herrera Gutiérrez, a través de su cuenta en Twitter.

En 2006, indicó, el gobierno mexicano fue el primero en emitir este tipo de bonos y lo ha puesto como ejemplo para otros de países desarrollados y en vías de desarrollo

Estos bonos tienen la ventaja de permitir contar con recursos financieros líquidos casi de manera inmediata, una vez que ocurre un siniestro severo, poder atender oportunamente a la población afectada y sumar a los esfuerzos de reconstrucción.

Publicidad